tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Cuando no es sólo un resfrío

Una simple gripe puede llegar a convertirse en una enfermedad más grave si no le prestás atención a la salud de tu hijo.

Una simple gripe puede llegar a convertirse en una enfermedad más grave si no le prestas atención a la salud de tu hijo. La bronquitis obstructiva es una infección que genera una inflamación en la laringe, traquea y bronquios. Es causada por el virus de la gripe, el cual está presente en el aire alrededor de las personas infectadas. Este virus causa dificultad al respirar y afecta las cuerdas vocales, produciéndole al niño una voz ronca y chillona; y originándole una tos bastante cogestionada

Los niños más pequeños tienen mayores probabilidades de sufrir la bronquitis obstructiva y que les afecte más tiempo. Los síntomas se pueden presentar nuevamente después de que se han curado. Los menores entre seis meses y tres años de edad son más propensos a sufrir de bronquitis obstructiva y algunos niños son más propensos a desarrollar está enfermedad.

Durante la enfermedad, tu hijo puede presentar los siguientes síntomas:

- Dificultad al respirar: el niño presentará un ruido áspero, vibrante y molesto al respirar que puedes percibir si acercas tu oído a su cara para escuchar su respiración

- Tos congestionada y espasmódica: el menor presentará una tos irregular y severa, que es parecida al ladrido de un perrito.

- Producción de un ruido fuerte al inhalar aire: Este ruido es estridente y lo podrás percibir cuando el niño esté llorando o tosiendo.

- Respiración rápida: será bastante agitada.

- Decoloración de la piel: se verá más pálido debido a la falta de oxígeno.

- Aumento del uso de los músculos del cuello y el pecho.

Cuando el niño no presenta un ruido al respirar debido a la obstrucción de las vías respiratorias, conviene tener en cuenta lo siguiente:

- El aire seco hace que la tos empeore, por eso es aconsejable poner un humedecedor en la habitación del niño.

- Dale bebidas calientes, para aliviar los espasmos de la tos y ayudar a relajar las cuerdas vocales. También sirve para que el niño elimine la flema que le causa la obstrucción.

- Durante la enfermedad observa a tu hijo muy de cerca, duerme en el mismo cuarto con él y vigila sus horas de sueño.

- No permitas que nadie fume alrededor del niño, porque podrían agravarse los síntomas.

- No lo mandes al colegio hasta que no se sienta mejor. Este virus no deja de ser altamente contagioso hasta que la fiebre haya desaparecido por completo.


Te aconsejamos llamar al pediatra cuando el niño presente fiebre durante un tiempo mayor a tres días o si la bronquitis obstructiva está presente por un periodo mayor a diez días.

Además, debes llamar inmediatamente al médico cuando: tu hijo empiece a ponerse raro; a expectorar o a tener gran dificultad para tragar. Si no presenta ninguna mejoría en un lapso de veinte minutos después de haberle hecho las vaporizaciones, o si continúa con congestión en el pecho y empieza a sentirse muy enfermo.

El médico lo examinará y te dará el diagnóstico más acertado y de ser necesario, tomará la decisión de dejar a tu hijo en el hospital.

Temas relacionados