tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

El reflujo

Dr. Daniel Estévez

Es un tema complicado para papás y mamás ya que causa mucha preocupación. En esta nota te sacamos todas las dudas.

¿Qué es el reflujo?
Es un tema complicado para los papás y las mamás, porque les causa mucha preocupación. Tienen miedo de que no engorde, de que vomite más de lo que come. Esta es una de las consultas más frecuentes de la mamá al pediatra. Depende mucho de la edad del niño y las causas van variando de acuerdo a la edad del niño. Si es un niño de dos años que vomita en verano o en otoño, podemos pensar en una gastroenterocolitis y en infecciones digestivas o diarreas. En los bebés recién nacidos o lactantes de 3 o 4 meses. El reflujo como tal, es el pasaje de la comida del estómago a la boca.

¿Por qué se causa el reflujo?
El reflujo puede ser fisiológico o patológico. El reflujo fisiológico se da en niños que toman pecho y a veces uno no sabe cuánta leche toman. A veces las madres hasta se ordeñan para saber cuanta cantidad de leche toma el bebé. A veces si el bebé supera su capacidad gástrica puede vomitar. Aunque no todos los niños tienen reflujo, la gran mayoría sí lo tiene. Se da por un tema de inmadurez en el aparato digestivo. Esa inmadurez se da a nivel de la unión entre la boca y el esófago con el tubo digestivo. A veces les explico que ese esfínter no está del todo cerrado, eso cuando se cierra no permite que la comida vuelva. Cuando eso no está maduro, el niño toma leche, se llena y vomita.

¿Cómo tratamos esto?
Lo primero que tienen que pensar las madres es que esto es normal. Y que con el paso del tiempo se va mejorando.

¿Qué pasa con el reflujo patológico?
El niño presenta una sintomatología asociada al vómito. A veces también regurjitan. El vómito es abundante y se hace con esfuerzo. Regurjitar es que le salga un poco de leche por el costado de la boca. ¿Cómo sabemos si eso es normal? Si el niño crece, si no lo afecta en el crecimiento. SI no tiene otra sintomatología asociada, por ejemplo que no tosa cuando vomita. A veces el reflujo no lo deja dormir, le viene el acceso de vómitos en la noche y el bebé llora y se desvela. Si a pesar de todo eso el niño crece bien, esto es algo pasajero.

¿Cómo se trata?
Las madres deben saber que es normal y que el bebé lo va a tener mucho tiempo. A veces hasta los 8 meses. También puede pasar que ese vómito le produzca un poco de ardor al niño. Eso le puede dar llanto. La madre puede posicionar al niño en una postura de seguridad. Inclinar un poco la cama. De esa manera, por la gravedad, favorecemos a que el niño no se vomite. Un dato importante es no cambiarlo después que comió. Se puede poner una almohada en la espalda del bebé cuando lo cambiamos, para que esté en una posición más cómoda, aunque esté dormido. Lo otro es fraccionarle la alimentación. Por otro lado, hay medicación para el reflujo. Esa medicación hace que el alimento se vaya más rápido del estómago así vomita menos. Sobre todo las madres tienen que tener paciencia y esperar. Deben tener cuidado, porque de cada reflujo puede venir otra cosa. Tienen que tener en cuenta consultar sobre este tema.

¿Qué complicaciones puede traer?
No tanto complicaciones, puede darle ardor, que esté incómodo, que llore de noche. Hay cuadros de tos seguidos. También pasa que a veces el niño tiene reflujo y eso es síntoma de otra cosa. Si la madre ve que el niño vomita más de lo habitual, o si vomita y tiene deposiciones debe consultar.

¿Qué consejos das a los padres que llevan mucho tiempo con eso?
Que tengan paciencia, se va a ir, va a mejorar. Posiciónenlo, cuídenlo. Se da que los niños con reflujo vomitan menos de noche y eso es porque están más quietos. Los padres tienen miedo que el bebé se vomite de noche y se ahogue con el vómito. Tienen que tratar de no moverlos, de no ponerles ropa ajustada al cuerpo.

PARA TENER EN CUENTA:
1) El reflujo puede ser fisiológico. Es el pasaje de comida del estómago a la boca en los bebés.
2) Es frecuente en los bebés y se cura con el paso del tiempo, en la medida que madura el aparato digestivo.
3) Los padres deben tener paciencia, estar convencidos que el reflujo se va a mejorar.
4) Para que el niño pase mejor, los padres deben posicionarlos, que duerma inclinado y deben tener cuidado de no ponerle ropa ajustada.

 

Temas relacionados