tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

¿Cómo le bajo la fiebre?

Cuando sospechamos que el bebé tiene fiebre, buscamos bajarla enseguida. Sin embargo, lo importante es averiguar su causa, ya que es un síntoma muy importante de que algo le está sucediendo al bebé. Por eso es recomendable llamar al médico si tu hijo tiene una temperatura alta o si ha estado con fiebre por más de 12 horas.

El primer paso es tomarle la temperatura, con un termómetro especial que se introduce en el oído del bebé o con uno digital. Para los bebés pequeños, se usa un termómetro rectal, que es el más preciso. Si quieres evitarle molestias, cólócale un poco de vaselina en la punta del termómetro, introdúcelo suavemente y sujétalo en su lugar por 3 minutos. No es recomendable usar termómetros de mercurio, porque si se quiebran son peligrosos para la salud.

Debes tener en mente que el cuerpo tiene distintas temperaturas dependiendo de la hora del día. La temperatura alcanza su punto más alto al atardecer. También influyen la actividad física y los alimentos calientes. Para hacer una medición lo más certera posible, tómale la temperatura a tu bebé 30 minutos después de que ha dejado de moverse mucho o media hora después de haber comido o tomado algo caliente.

Si el bebé tiene fiebre hay que llamar al médico y puedes hacer lo siguiente para bajar la temperatura:

- Darle paracetamol para niños: consulta con el pediatra para ver qué dosis recomienda y si es mejor una fórmula en jarabe o tabletas. Nunca debes darle aspirina a un niño.

- Bañarlo con una esponja y agua tibia: el agua tibia le bajará la temperatura cuando se evapore. No uses agua fría, porque si el niño empieza a tiritar, le subirá más la fiebre.

- Asegúrate de que ingiera líquidos: es muy importante evitar la deshidratación. Los niños más grandes pueden ingerir bebidas no muy calientes, siempre y cuando no tengan cafeína (por su efecto diurético). Contrario a lo que se piensa las bebidas cola no son las más indicadas, porque hacen que el niño elimine más líquidos.

- Vestilo con ropa liviana: No lo arropes demasiado. Para abrigarlo en la noche, usa una manta delgada.

Todos estos consejos servirán para disminuir la fiebre, pero no esperes que se la quiten por completo. Si nada logra bajar la temperatura de tu hijo, comunícate lo antes posible con el pediatra.

Una vez que tu hijo pase 24 horas sin fiebre, puedes quedarte tranquila. Significa que el peligro de contagio ya pasó y que se está recuperando. Sólo en ese momento los médicos recomiendan que regrese a la guardería o al jardín de infantes.

Temas relacionados