tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

Alimentación inadecuada antes de los 2 años

Lic. en Nutrición Luciana Lasus

Es el momento de prevenir excesos. Las consecuencias de una alimentación inadecuada durante los primeros dos años de vida se evidencian de diferentes formas, condicionando aspectos biológicos, sociales y económicos de los individuos y, por ende, de las po

Ya desde el embarazo la nutrición de la madre condiciona el estado general del pequeño. Deficiencias de energía, proteínas de buena calidad, vitaminas y minerales determinan entre otras cosas: Bajo peso al nacer, Menor capacidad intelectual, Menor desarrollo de la masa muscular que a futuro se traduciría ,por ejemplo, en menor capacidad de trabajo del adulto.

De ahí que una nutrición equilibrada durante el embarazo condiciona, sin duda, el futuro del bebé. 

Sobre los huesos...

La ingesta de calcio y Vitamina D, determina la masa ósea del niño, un déficit de estos nutrientes puede causar un retraso en el crecimiento, de ahí que será necesario incluir en la alimentación diaria del niño (que ya ha sido destetado) preescolar y adolescente: no menos de 3 porciones diarias de lácteos: LECHE, YOGUR, QUESO (no incluimos a los derivados: manteca, dulce de leche, crema de leche) como fuente de calcio.

Hasta los 12 meses de vida el pediatra recomendará seguramente la suplementación con Vitamina D.

Sobre los dientes...

Una falta de flúor condiciona el desarrollo dentario, de ahí que las últimas recomendaciones incluyen utilizar sal de mesa enriquecida con yodo y flúor.

Anemias...

La falta de hierro es probablemente el déficit más común, de un 20-40 % de los lactantes de 6 a 18 meses, padecen anemia en América Latina. La principal consecuencia de esta patología es una disminución de la capacidad intelectual del niño hasta cinco años después de ocurrida la carencia. Se considera indispensable la suplementación con Hierro del niño alimentado exclusivamente a pecho (desde los 4 –6 meses de vida).Si el lactante consumiera leches maternizadas (fórmulas) que están enriquecidas con el nutriente no es necesario ese aporte extra. Se recomienda a su vez el consumo de alimentos a los que se les ha agregado hierro; leches, cereales infantiles y alimentos fuente en hierro: carnes, vegetales de hoja verde oscuro, lentejas.

Y sobre grasas esenciales...

Algunas grasas esenciales resultan indispensables también en esta etapa de la vida, los ahora más conocidos omega tres y seis son fundamentales para asegurar un buen desarrollo del sistema nervioso central. Respecto de esto es aconsejable también buscar alimentos enriquecidos con estos nutrientes: leches, huevos, cereales e incluirlos en la alimentación del niño junto a algunos productos ricos en estos: pescados azules (atún, salmón).

Invertir en nutrición temprana es invertir en prevención y ahorrar para el futuro, la necesidad de establecer programas de educación comunitaria y soporte nutricional para la población más necesitada es inminente y, por suerte, últimamente más atendida.

Desde este espacio buscamos realizar nuestro pequeño aporte con este propósito, brindándoles información relativa a la nutrición en los primeros años, colaborando a formar mamás y papás más informados, que puedan generar buenos hábitos en sus chiquitos para que sean adultos sanos y felices.

Temas relacionados