tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

Alimentación balanceada y segura

Luciana Lasus

Organización y planificación de alimentos son fundamentales para que las comidas sean equilibradas y no se corran riesgos sanitarios.

Por Licenciada en Nutrición Luciana Lasus  -  Directora de Comermejor.com.uy  - facebook.com/comermejoruy

 

A los 12 meses de edad el niño puede integrarse a la mesa familiar, en este tiempo ya no come a libre demanda y se puede adaptar al ritmo de los demás integrantes de la casa. En torno a las comidas tiene sus primeras experiencias de socialización. En este ámbito también experimentará con nuevos alimentos, por lo que las comidas en familia juegan un rol decisivo en la transmisión de hábitos y costumbres alimentarias. Son los adultos los responsables de las decisiones, ellos deben elegir qué alimentos ofrecer al niño y de qué forma. Sin embargo, es siempre enriquecedor preparar los alimentos entre todos. No se puede pretender que la alimentación del niño difiera demasiado de la del resto de la familia, por lo que las buenas conductas alimentarias deben promoverse desde los adultos para que sean creíbles y lleguen a imitarse: “las palabras convencen, el ejemplo arrastra”.

Cabe destacar que los alimentos no son ni buenos ni malos, la clave está en cómo se preparan y en qué cantidad se ofrece, teniendo en cuenta las características de cada niño. Las necesidades de los diferentes nutrientes van a depender de la edad y de la actividad física de cada niño, pero se puede asegurar que las mismas estarán cubiertas si en la alimentación infantil están presentes a diario los siguientes grupos de alimentos: frutas, verduras, lácteos, carnes, cereales, huevos y aceites.

ORGANIZARSE ES LA CLAVE

Es fundamental organizar la alimentación de los hijos, así como todas las demás áreas de su crecimiento. Establecer horarios para las cuatro comidas diarias es un hábito muy recomendable. El desayuno es fundamental, le brinda al niño la energía necesaria para afrontar los requerimientos físicos e intelectuales del día.

Para poder ofrecer una alimentación balanceada es necesario comprar alimentos variados. Por eso al momento de comprar, se pueden repartir los alimentos mentalmente en tres grandes grupos, para tenerlos presentes a todos: alimentos de alacena (secos, no perecederos); frutas y verduras; lácteos, huevos, carnes y panes. Será de gran utilidad llevar una lista para hacer las compras de alimentos, que idealmente derive de una planificación de menú.

ASEGURAR CALIDAD

Es recomendable comprar en locales confiables, donde se proteja la calidad de los alimentos y se respete la cadena de frío de aquellos que así lo requieren. Es bueno dedicar algún tiempo a leer etiquetas, aunque sea una por vez; para familiarizarse con los ingredientes y agregados a los alimentos, fechas de vencimiento y de envasado. Se debe ser exigente y para ello es necesario estar informado.

Se recomienda optar siempre por lo natural ante lo coloreado o muy artificial (hay que tener en cuenta que existen colorantes y aditivos permitidos por la Ordenanza Bromatológica, organismo encargado de revisar ese aspecto en Uruguay).

Si un alimento requiere refrigeración deberá estar en la zona de heladeras; y sería bueno poder asegurarse que éstas no se apaguen en la noche.

Organizarse implica ahorrar tiempo y, en definitiva, dinero. Además, como la alimentación en los primeros años exige particular atención, es un buen momento para adquirir el hábito y ofrecer a los más pequeños una alimentación equilibrada y segura.
 

Temas relacionados