tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

Alimentos para el cerebro

Miguel Kazarez y Florencia Rosas

El desarrollo y la salud del sistema nervioso pueden potenciarse mediante una buena alimentación.

El cerebro es uno de los principales órganos. Se podría decir que es el jefe de todo cuerpo, es el que controla y dirige los movimientos, el que hace pensar, sentir, desear y actuar.

Es uno de los órganos más activos, por eso consume mucha energía. En recién nacidos consume más de la mitad (60%) del gasto energético total, mientras que en los adultos la quinta parte (20%).

Para mantener un cerebro sano, es muy importante tener una alimentación saludable, rica en frutas y verduras, pescados, cereales y granos integrales.
Pero además de cumplir con una alimentación adecuada, se debe prestar atención a ciertos nutrientes, estos son:

Los hidratos de carbono, en especial la glucosa, ya que es el principal combustible del cerebro. Se encuentra en: cereales integrales, frutos secos, granos integrales, frutas y verduras.

El omega 3, ácido graso poli-insaturado esencial, es un nutriente fundamental para el desarrollo cerebral. El organismo no lo produce por lo que debe ingerirse a través de los alimentos.
Se encuentra en pescados grasos (atún, salmón, sardina, trucha) y mariscos, aceites como canola y soja, frutos secos como almendras y nueces.

Vitaminas
La vitamina B9 (ácido fólico), B6 (piridoxina) y B12 (cobalamina) son muy importantes para el desarrollo temprano, y continúan siendo importantes durante toda la vida, para el cerebro, el hígado y el funcionamiento cardiovascular.
Se encuentran en frutos secos, huevos, verduras de hoja verde, melón y legumbres.

Antioxidantes
La vitamina E ayuda a prevenir el deterioro de las membranas neuronales y mejora la actividad neuronal.
Se encuentra en nueces, almendras, castañas de cajú, sésamo, aceitunas o aceite de oliva.

Las catequinas (presentes en el té), las antocianinas (presentes en arándanos, frutillas, frambuesas y moras), el resveratrol (presente en uva, maní, nueces), el licopeno (presente en tomate, sandia, pomelo, guayabas), las procianidinas (presentes en cacao, uva) son sustancias que protegen a las células cerebrales del daño oxidativo.

Alimentos que deterioran el cerebro

Los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, tales como las carnes rojas y los lácteos enteros como leche entera, quesos grasos y yogurt entero, pueden contribuir a la presencia de niveles altos de colesterol. Con el tiempo, el colesterol alto puede aumentar el riesgo de padecer un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Por otra parte, el consumo excesivo de alcohol puede inducir al daño cerebral repercutiendo en la memoria, el aprendizaje y la sensibilidad.

 

 

Licenciado en Nutrición Miguel Kazarez, miguelkazarez@gmail.com

Licenciada en Nutrición Florencia Rosa, mflorenciarosa@gmail.com

 

Temas relacionados