tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

¿Los productos light sirven para bajar de peso?

Miguel Kazarez y Florencia Rosas

Al recorrer las góndolas del supermercado, es posible observar una infinidad de productos cuyo etiquetado presenta la descripción “light”, “bajo en calorías” o “diet”. ¿Sirven estos productos para bajar de peso? ¿Son realmente bajos en calorías? Se ofrecen aquí algunos tips para comenzar a responder estas preguntas.

El problema del término light, es que engloba diferentes propiedades del producto, ya sea reducido, liviano o bajo en cierto nutriente, por lo que uno al leer esa descripción no sabe claramente a qué propiedad se está haciendo referencia en ese producto.

¿Qué se entiende por producto “reducido”? En general, esta palabra se emplea cuando el producto se ha modificado y contiene 25% menos de calorías o nutrientes que el alimento normal.

Por otro lado, un producto se denomina “liviano” cuando el alimento se ha modificado, y contiene 1/3 o 50% menos de calorías por porción que el alimento original.

No es lo mismo consumir un producto que dice “bajo en calorías” que aquél que manifiesta ser “bajo en sodio”, variarán las propiedades según cuál sea el nutriente que se está mencionando (el nutriente que se está reduciendo en ese producto).

En general, se hace referencia a las calorías, “bajo en calorías”, cuando el aporte calórico del alimento es menor de 40kcal por porción.

Los alimentos industrializados también pueden ser bajos en grasas, siempre y cuando, el aporte de las Grasas Totales de la porción sea menor a 3 gramos.

Si durante el embarazo le aconsejan consumir alimentos con bajo contenido en sodio, para evitar incrementos de la Presión Arterial, resultará conveniente consumir aquellos alimentos que el aporte total de la porción sea menor a 80 miligramos de sodio.

Es importante comprender que aunque un alimento sea bajo en calorías, no significa que el mismo aporte menos azúcares simples o menos sodio.

Algunos productos que manifiestan ser “Bajo en azúcares”, suelen elevar su contenido en sodio para realzar el sabor del alimento y no alterar en demasía la percepción del sabor original.

Entonces, ¿los productos light sirven para adelgazar?

Aquellas personas que gozan de una vida saludable, no tienen porqué optar por los productos light. Quienes presenten alguna patología previo al embarazo (obesidad, hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión) o la hayan desarrollado durante el transcurso del mismo, pueden optar por éstos productos, siempre y cuando hayan sido aconsejados por un Licenciado en Nutrición.

De todos modos, si su médico de cabecera le recomienda moderar el incremento del Peso Corporal durante el embarazo, la mejor estrategia será realizar una alimentación equilibrada y balanceada, a base de alimentos ricos en fibra (frutas, verduras, semillas, frutos secos, legumbres, cereales y harinas integrales), y evitar aquellos alimentos con alto tenor graso (vísceras, embutidos, carnes grasosas, alimentos congelados, helados, quesos grasosos, bizcochos) y con elevado aporte en azúcares simples (chocolates, alfajores, caramelos, refrescos, mermeladas comunes, golosinas, entre otros).

Es importante tener presente:
Los productos con el descriptor “light”, suelen aportar menos calorías, grasas o azúcares que sus versiones de referencia, pero muchos de éstos productos siguen conteniendo un alto porcentaje de azúcares, grasas y/o sodio, como es el caso de los postres de leche, barritas de cereal o quesos. Que sean productos light, no significa que un consumo masivo no genere perjuicios para la salud.

A modo de ejemplo, un postre light tiene las mismas calorías que una ensalada de fruta. Pero el aporte de fibra, vitaminas y minerales es bajo o nulo. Adicionalmente, si se consumen dos porciones de dicho producto, se terminarán consumiendo calorías extras que no favorecerán en el control del Peso Corporal.

Para saber cuáles son las grandes modificaciones que ofrecen los productos “light”, “dietéticos” o “bajos en...”, es recomendable leer el etiquetado nutricional y compararlo con el producto original, para evitar potenciales engaños y saber si su consumo ofrece o no, una ventaja considerable.

 

 

Licenciado en Nutrición Miguel Kazarez, miguelkazarez@gmail.com

Licenciada en Nutrición Florencia Rosa, mflorenciarosa@gmail.com

 

Temas relacionados