tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Infertilidad masculina

Ginecólogo Gerardo Bossano

Cuáles son las causas, cómo detectarla, y cómo puede tratarse.

¿Cuáles son las causas más comunes de la infertilidad masculina?
La misma está vinculada a la producción testicular de espermatozoides. Cuando el número, la movilidad y la morfología de los espermatozoides es normal, medido a través de un espermatograma, entonces hablamos de que no existe un problema. Cuando el estudio revela un bajo número de espermatozoides, de menor morfología y movilidad, entonces poemos hablar de una causa de infertilidad masculina. El problema puede radicar también en una insuficiencia testicular por alguna razón genética, caso en los que se habla de azoospermia, es decir, no hay espermatozoides en el semen. Y por último existe un tercer problema común, si bien se producen espermatozoides en los testículos no existen las vías para eyacularlos. Si al eyacular un hombre no libera espermatozoides no podrá fecundar el óvulo de la mujer.

¿Cómo se detectan estos síntomas de infertilidad?
Se detecta con un estudio que se llama espermograma. Los hombres deberían realizarse al menos uno antes de tener pareja o casarse para así hacerse una idea de cuál es su función testicular. Es un estudio sencillo y es una información que deberían saber. Si el espermograma indica un conteo bajo de espermatozoides entonces el caso es derivado a un andrólogo, el especialista que va a estudiar el estado hormonal y genético del hombre, además de las incompatibilidades inmunológicas que existan que puedan provocar un fallo testicular al momento de eyacular.

Una vez detectado el problema, ¿cómo se trata?
Si el andrólogo lo cree pertinente existen tratamientos que se pueden realizar que ayudan a mejorar el número, morfología y movilidad de los espermatozoides. Las técnicas a utilizar pueden ser de baja complejidad como por ejemplo realizar una inseminación artificial (en el caso de que la mujer produzca óvulos). En estas situaciones se espera a que la mujer esté ovulando y se introduce en el útero el semen concentrado. Es una técnica muy sencilla que se realiza habitualmente, además es un tratamiento ambulatorio. También pueden haber casos en los que sea necesario buscar una solución con una técnica más compleja como lo es obtener una muestra del hombre e inyectarla dentro de los óvulos de la mujer para formar embriones. Una vez que se forman entonces se realiza una fertilización asistida de alta complejidad que se llama fertilización in vitro.
También se puede hacer una punción en los testículos a los hombres que no eyaculan espermatozoides para realizarles una biopsia y detectar si hay presencia de los mismos. Si no hay, el hombre puede recurrir a un banco de donantes de semen o bien adoptar, si es que quiere tener hijos. Cuando un hombre tiene pocos espermatozoides se suele tomar las muestras y conservarlas en tubos ya que estas pueden ser de utilidad, a la hora de plantearse la paternidad, en futuras fertilizaciones in vitro.

¿Qué tan efectivos son los tratamientos?
Son poco efectivos, pero existen medicaciones que en personas con un estímulo bajo pueden ayudárlos a mejorar los resultados del espermograma. Cuando el andrólogo y el urólogo ya no pueden hacer más por el paciente, este suele acudir a una clínica de fertilidad. Allí se realiza un trabajo en el que se combinan las técnicas de baja y alta complejidad. Al hablar de inseminaciones artificiales se puede decir que con un número de tres a seis procedimientos se pueden aumentar las probabilidades de fecundar entre 15% y 30%. Con la técnica de la fertilización in vitro, en pacientes que no tenían casi ninguna posibilidad de procrear porque los espermatozoides estaban solo en el testículo y no eran eyaculados, las posibilidades de tener un hijo son cercanas al 35%. Esos pacientes, antes, no tenían manera de procrear hijos naturales, pero ahora sí pueden hacerlo mediante la fertilización asistida.
 

Temas relacionados