tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Patologías más frecuentes en la piel de los niños

Alejandra Larreborges

La piel es el órgano de mayor tamaño del cuerpo humano, constituye aproximadamente el 15% del peso corporal de las personas.

Actúa como barrera protectora que aísla el organismo del medio que le rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno.
Es el órgano más grande y lógicamente el más expuesto a los factores externos ya sean climáticos, de vestimenta, agua, sol, lociones, polvo, infecciones, entre otros. También influyen factores de herencia, enfermedades de otros órganos o de la misma piel, el estrés y el adecuado cuidado de la misma.
De la piel dependen ciertas estructuras llamados anexos cutáneos que es el pelo, las uñas, las glándulas sebáceas y las sudoríparas. La especialidad médica que estudia las enfermedades que afectan a la piel es la dermatología. Si un niño presenta manchas, papulas, ampollas, cambios de color o picazón hay que realizar la consulta con el pediatra o con el dermatólogo.
La epidermis de los bebés es tan delicada y suave que solo amerita cuidados. Este órgano es el encargado de proteger el inicio de las infecciones. En los primeros meses de vida los bebés están más propensos a padecer enfermedades cutáneas. El motivo: “La córnea, la capa más superficial de la piel, es muy inmadura y delgada, por lo que no crea una barrera eficaz para evitar las infecciones”, explica Iván Pérez, dermatólogo del Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá. Es por esto que las enfermedades cutáneas pueden aparecer desde los primeros días de vida. Unas son genéticas. Otras son promovidas por el medioambiente o por sustancias como el perfume.
Ante todo, si un niño presenta algún tipo de lesión o manifestación anormal en la piel debe ser evaluado por el médico pediatra o el dermatólogo infantil ya que existen innumerables tipos de enfermedades que necesitan un adecuado diagnóstico y para hacerlo posible es imprescindible ver y examinar al paciente en su conjunto. Es por esta razón que profundizamos en el tema con la dermatóloga Alejandra Larreborges.

¿Cuáles son las patologías más frecuentes que afectan la piel de los niños?
En primer lugar, los piojos, porque el pelo es también piel. Sin lugar a dudas, los piojos es el tema que más preocupa a las madres de niños en edad preescolar, escolar y liceal. Le siguen en frecuencia las alergias o eczemas alérgicos varios. También encontramos patologías virales, verrugas por ejemplo, que son muy frecuentes; y no hay que olvidarse de lo que se llaman moluscos contagiosos que es otra patología común.

¿Qué son los moluscos contagiosos?
Los moluscos contagiosos se producen a causa de un virus de la familia de los Poxvirus, parecido al virus de las verrugas. Es muy común contagiarse con este virus en las piscinas, que provoca una afección en la piel; algo así como elevaciones en la piel, pequeñas ronchas de color carne, que tienen un centro blanquecino y que si se aprieta sale un contenido duro y blanco (el cuerpo del molusco). Se localizan generalmente en cara, tronco y extremidades. Puede ser única o múltiples ya que se diseminan fácilmente por autoinoculación. Pueden aparecer aisladas o en brotes. Generalmente, más allá de lo estético, no presentan síntomas, a veces pueden dar sensación de prurito (picazón); otras veces pueden verse rodeadas por un halo rojizo secundario a una reacción de hipersensibilidad al antígeno viral, también puede infectarse si el niño se toca la lesión con frecuencia.

¿Cómo puede tratarse esta afección en la piel?
A nivel mundial la pauta de tratamiento es, en primer lugar, no tratarlo. Dejar que el virus curse su ciclo. Tarde o temprano las ronchas van a desaparecer, porque la aparición de las mismas se debe a una baja de las defensas del niño. Quienes se ven más afectados son los alérgicos porque son personas que de por sí tienen defensas más bajas. Los virus aprovechan y crecen en este tipo de niños. Pero, si se va a tratar los moluscos contagiosos, hay desde cremas que ayudan a mejorar la inmunidad de la piel y lociones con ácidos que ayudan a eliminar la afección. En niños mayores también puede usarse la crioterapia, o sea la aplicación de nitrógeno frío, pero esto puede resultar un poco doloroso. También se pueden realizar curetajes o proceder a la destrucción química.

¿Qué sucede con las patologías congénitas, como por ejemplo los lunares?
Los lunares se consideran congénitos, o sea de nacimiento, cuando aparecen antes de los 2 años de vida. El niño no necesariamente tiene que haber nacido con el lunar. Si lo adquirió en los dos primeros años de vida ya se considera un lunar congénito. Si aparece después se lo llama lunar adquirido. ¿Qué es lo importante de los lunares congénitos? Dos cosas: 1) que no tengan un crecimiento súbito; 2) el tamaño del lunar. Si el lunar es menor a 1,5cm de diámetro se le llama lunar pequeño; entre 1,5 cm y 10 cm de diámetro se le llama lunar mediano; de 10 cm a 20 cm es considerado grande: y gigante son todos aquellos mayores a 20 cm de diámetro. Cuánto más grande el lunar mayor es el riesgo de tener cáncer de piel en el lunar o afuera del lunar.

¿Por eso es importante consultar a un especialista si se notan cambios en los lunares?
Si bien en los niños es extremadamente raro el cáncer de piel, existe. Tratado a tiempo se cura. Por esta razón es importante consultar con un dermatólogo en caso de notar algo extraño en nuestra piel o en la de los niños. Hay lesiones que son muy específicas de los niños, parecidas al cáncer de piel, pero que no tienen la misma evolución, y solo un especialista puede distinguir ambas. El dermatólogo usa un aparato llamado dermatoscopio que utiliza para analizar los lunares. Por ejemplo los lunares que simulan una estrella simétrica son benignos, mientras que los asimétricos suelen asociarse a malignidad.

PARA DESTACAR:

 En los primeros meses de vida los bebés están más propensos a padecer enfermedades cutáneas, por eso hay que cuidar adecuadamente la piel.

 Los piojos, alergias, verrugas y moluscos contagiosos son de las patologías más frecuentes que puede padecer el bebé o el niño.

 Los moluscos contagiosos se producen a causa de un virus de la familia de los Poxvirus. Las pústulas se localizan generalmente en cara, tronco, y extremidades. Se diseminan fácilmente por autoinoculación.

 Los lunares se consideran congénitos cuando aparecen antes de los 2 años de vida. Si aparece después se lo llama lunar adquirido. Es importante estar atentos a que no sufran cambios.

 Hay lesiones que son muy específicas de los niños, parecidas al cáncer de piel, pero que no tienen la misma evolución, y solo un especialista puede distinguir ambas. Siempre consulte al dermatólogo.

Temas relacionados