tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Oftalmología pediátrica

Delia Rodríguez

La visión es uno de los principales sentidos que nos permite desarrollarnos e interactuar con el mundo que nos rodea, debido a que muchas cosas pueden salir mal en el desarrollo, de allí la importancia de iniciar muy temprano el control oftalmológico.

Tal como la consulta con el pediatra, la consulta de rutina con el oftalmólogo permite identificar precozmente problemas que detectados a tiempo tienen solución pero si son ignorados o diagnosticados tardíamente pueden tener consecuencias nefastas en el potencial visual del paciente.
La información es vital para los padres de manera que sepan identificar los riesgos y las señales de alarma, de allí que en esta página se ofrezca información fácil de comprender acompañada de imágenes y videos para orientar a los padres y representantes en cuanto a la salud ocular de sus hijos.
El otro gran componente de la prevención es la consulta con el especialista en oftalmología pediátrica, siendo este el profesional con mayor competencia para evaluar, detectar y tratar las enfermedades oculares de los niños y adolescentes.
Se conoce como defectos de visión a cualquier condición del ojo que impide la correcta formación de la imagen sobre la retina; habitualmente estas condiciones se deben al tamaño del eje anteroposterior del ojo, la forma de la córnea o algún problema en los medios cristalinos o los medios de acomodación.
Son habitualmente tratables mediante lentes con la corrección adecuada la cual es calculada por el oftalmólogo luego de practicar la refracción al paciente, los lentes pueden ser de montura o de contacto dependiendo de la edad y las preferencias del paciente; en algunos casos se puede ofrecer la corrección quirúrgica pero esta decisión debe estar basada en estrictos criterios técnicos y médicos que garanticen el éxito del procedimiento.
La miopía, hipermetropía y astigmatismo son los tres grandes grupos de defectos refractivos que obligan a los pacientes a usar lentes de allí que conocer su fisiopatología resultará útil para comprender que ocurre dentro del ojo y como se corrige.
El estrabismo es un trastorno en el cual los ojos no se alinean en la misma dirección al enfocar. La afección es más comúnmente conocida como “estrabismo convergente” (ojos bizcos). Es causado por la falta de coordinación entre los ojos. Como resultado de esto, los ojos miran en direcciones diferentes y no se enfocan al mismo tiempo en un solo punto.
En la mayoría de los casos de estrabismo en niños, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después (estrabismo congénito).
En los niños, cuando los dos ojos no logran enfocarse en la misma imagen, el cerebro puede aprender a ignorar la información que entra por un ojo. Si esto se deja continuar, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se llama ambliopía y frecuentemente está asociada con el estrabismo.
El ojo está compuesto por múltiples capas y un gran número de células especializadas, dada esta variedad y complejidad son muchos los elementos que pueden enfermarse o resultar lesionados durante un traumatismo de allí que la consulta al especialista en caso de enfermedad ocular sea indispensable para evitar complicaciones y pérdida del potencial visual.
Por ser un órgano expuesto al medio ambiente, el ojo puede sufrir golpes, heridas, infecciones, daños por radiación así como un sin número de problemas médicos derivados de su propia estructura entre los cuales se encuentran incluso enfermedades como el cáncer (retinoblastoma, melanoma) que no sólo comprometen la visión del paciente sino su vida.
El ojo rojo y la picazón así como la disminución de la agudeza visual (visión borrosa, menor capacidad de visión) son los síntomas comunes a casi cualquier condición patológica del ojo de manera que ante su presencia debe consultarse al especialista de inmediato.
En la medida que el paciente esté más consciente de lo delicado que puede ser el ojo y los distintos factores que pueden afectarlo, más rápido identificará cualquier problema que se desarrolle lo cual le permitirá buscar ayuda temprano evitando así complicaciones.
Hablar de Salud Visual implica no sólo que el paciente vea correctamente, si bien este es el objetivo fundamental de la consulta, el ojo puede presentar múltiples enfermedades que en un principio no comprometen la visión pero incomodan al paciente causándole fatiga, picazón de los ojos, incomodidad, lagrimeo o cualquier otro síntoma desagradable.
En vista de esto es importante conocer dónde y cómo se enferma el ojo para, en principio, tomar medidas preventivas y cuando se desarrolla el problema detectarlo y acudir oportunamente al especialista para iniciar el tratamiento.
En esta sección encontrará información general sobre las distintas enfermedades del ojo acompañadas de fotos que servirán para identificar las distintas condiciones, el objetivo no es que el paciente se autodiagnostique, por el contrario lo que se pretende es que se identifique un problema del aún cuando esté presente sólo signos sutiles y se acuda al especialista para su diagnóstico y tratamiento adecuados.
Para conocer más acerca de los trastornos de la visión y cómo atenderlos a tiempo, conversamos con la oftalmóloga Delia Rodríguez.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes?
Las estadísticas en estas temáticas son muy difíciles de conseguir, a principios de la década de 1990 se realizó un estudio en Uruguay que indicó que un 16% de los niños padecía alteraciones oculares, afortunadamente la mayoría eran defectos ópticos, o sea corregibles con lentes.
También se encontraron otras alteraciones como estrabismo en primer lugar, cataratas, glaucoma y malformaciones congénitas.

¿Qué consecuencias puede tener el no tratar un estrabismo a tiempo?
La consecuencia más grave es la falta de visión del ojo que se desvíe. Los ojos reciben imágenes iguales las que se integran en el cerebro generando una imagen única, con un ojo desviado se perciben imágenes distintas por lo que no se pueden integrar en una imagen cortical única, por lo que con el tiempo la imagen que viene del ojo desviado se suprime.

¿Qué es el glaucoma?
Es una enfermedad que se ha detectado en los genes, o sea que es congénita, evoluciona a la ceguera si no se realiza un diagnóstico precoz con una cirugía a tiempo.

¿Cómo pueden los padres detectar estos problemas?
Tienen que ir realizando el examen oftalmológico en distintas etapas del desarrollo del niño, cuando son recién nacidos, luego al año de vida, a los 3 años, en preescolar y en edad escolar.
A nivel del hogar, los padres pueden observar que el hijo acerca mucho los objetos para mirarlo, que se sienta muy cerca del televisor por ejemplo y cuando están en el preescolar o en la escuela muchas veces las maestras recomiendan la visita al oftalmólogo; y hay que escuchar estas recomendaciones, tenerlas en cuenta y tratar de hacer un seguimiento al niño en conjunto con el médico.

¿Cómo se pueden prevenir estas enfermedades?
La prevención empieza en el embarazo, tiene que estar bien controlado y evitar el contacto con personas infectadas, con gripe o rubeola entre otras, porque las enfermedades virósicas pueden generar daños.
No debe realizarse exámenes radiológicos ni automedicarse durante el embarazo, lamentablemente me ha tocado tratar niños ciegos por utilizar indiscriminadamente gotas con cortisona autorecetadas y que tenían un gen glaucomatoso en la familia.
Cuando nace el niño, como mencionábamos anteriormente, realizar controles oftalmológicos periódicos y no desatender algunas señales que pueden observarse fácilmente en la casa o en la escuela.

Temas relacionados