tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Deportes y niños

Dr. Milton Mazza

Si creas el hábito en tu hijo de hacerlo desde la primera infancia, puede que ahorres problemas cuando el niño ingrese en la etapa de la adolescencia. El deporte ayuda a los niños a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos, y a relacionarse de una forma saludable con otros niños. Estar en forma es estar sanos. Y esta es una regla general.
Del mismo modo que los adultos, los niños deben encontrar y practicar un deporte que les guste. Al principio puede costarle iniciar y seguir el ritmo, pero si el niño cuenta con el apoyo, la determinación y la seguridad de los padres, todo caminará.

No se puede olvidar de que los más pequeños deben hacer ejercicio que les diviertan a la vez. De esta forma, se notará un aumento en su autoestima y la pérdida de algún miedo que pueda existir. El deporte no solo es bueno para la salud física del niño como también para su salud mental. Le ayudará a tener más confianza en sí mismo, a relacionarse mejor con los demás, e incluso a superar alguna enfermedad como el asma.

¿Cuánto incide en los niños que los padres practiquen deporte?
Es muy importante para los niños que los padres les den el ejemplo. Los niños imitan lo que los padres hacen. Si los padres son sedentarios, es probable que el niño aprenda eso y también se vuelva sedentario. Los padres siempre son un ejemplo a seguir. Los niños, por naturaleza son activos. Lamentablemente es muchas veces el ambiente el que los vuelve sedentarios. Los juegos que promueven los padres no desafían el poderío físico de los niños, al contrario, los vuelve más tranquilos. Eso va creando un perjuicio, que si lo sumamos a la alimentación que hoy por hoy tienen los niños, donde las calorías abundan y eso a la larga genera un perjuicio.

Es normal que el niño empiece en el deporte influenciado por los amigos, por los medios de comunicación, por sus padres, etc. Pero hemos de tener en cuenta que el niño, ante todo, se divierta. Debe ser introducido a la vida del niño de una forma muy gradual para que no se dé por satisfechas sus necesidades lúdicas.

Los beneficios para un niño que practique un deporte son muchos
1- Ingresa el niño en la sociedad.
2- Le enseña a seguir reglas.
3- Le ayuda a superar la timidez.
4- Frena sus impulsos excesivos.
5- Le hará más colaborador y menos individual.
6- Le hará reconocer y respetar que existe alguien que sabe más que él.
7- Produce un aumento generalizado del movimiento coordinado.
8- Expansiona sus posibilidades motoras.
9- Aumenta su crecimiento.
10- Puede corregir posibles defectos físicos.
11- Potencia la creación y regularización de hábitos.
12- Desarrolla su placer por el movimiento.
13- Estimula la higiene y la salud.
14- Le enseña a tener responsabilidades.


¿Cuáles son las actividades más recomendables para los niños más chicos?
Los padres deben buscar el área de esparcimiento. Primero que nada el espacio, puede ser en una institución, puede ser en un jardín donde generalmente tienen contempladas las actividades físicas. Los famosos peloteros ya promueven un movimiento y la interacción entre los niños. Esa propia interacción es importante porque genera movimientos. Los niños no están interactuando quietos, eso es más bien algo de los adultos. Esas actividades de los niños son muy saludables. Si no hay un ámbito, los padres deben aprovechar a llevar a los niños a un parque, estar con ellos al aire libre, correr y jugar juntos. A veces la propia inactividad física de los adultos les impide acompañar a los niños como ellos quisieran. Están acostumbrados a estar quietos y los niños están siempre en movimiento, y eso a veces hasta resulta fastidioso para los padres.

¿Qué tipo de enfermedades previene la actividad física?
Vivimos en la porción de super size. Todo ha aumentado, las porciones de comida son ahora más grandes, fuera del hogar y adentro del hogar. Y eso los niños no lo toleran mucho y hace que la facilidad para ganar peso sea algo que esté al alcance de todos. Contrarrestar eso con actividad física es fundamental, si no, el niño va a tener un peso que no es el adecuado y sobre todo una composición corporal que no es la adecuada. Por ejemplo, mi hijo puede estar dentro del rango de peso adecuado para la edad, pero la composición física del organismo está excedida en grasa y tiene poca masa muscular. Entonces los padres no deben guiarse solamente por el peso. Contamos con procedimientos para medir la cantidad de grasa y nos orienta si realmente ese peso está bien constituído o no.

¿Qué recomendaciones le hacemos a los padres?
Lo primero que hay que tener en cuenta es que los padres son el ejemplo de los hijos. Entonces ellos deben preocuparse de realizar mayor actividad física y para lograrlo deben empezar de a poco. El que se pone metas muy elevadas probablemente fracase. De todos los programas de ejercicio que las personas se ponen, los dejan a los seis meses. Abandonar el sedentarismo no es nada fácil. Por eso los adultos deben inculcar a los niños que abandonen la vida sedentaria, pero eso no es nada fácil. Por eso el tema del ejemplo es muy fácil. Los padres tienen actualmente una agenda muy ocupada, donde uno trabaja muchas horas y después, aunque llegue agotado a la casa tiene que intentar hacer actividad física igual por el rédito que eso tiene. Debemos tomar la actividad física como una parte esencial de la vida. Además, es una parte que va a sustentar otro montón de cosas como los afectos, el trabajo, nuestras relaciones personales y el estar bien con nosotros mismos. Porque si no estamos bien con nosotros mismos difícilmente podamos estar bien con los demás.

Para tener en cuenta:
1) Los padres son el ejemplo de los hijos, si ellos no hacen actividad física el niño va a crecer en un entorno sedentario.
2) Es importante que los padres estimulen a los niños, que salgan juntos a jugar y a correr al aire libre.
3) Actualmente las porciones de comida son más grandes, los niños ganan peso con facilidad. Por eso debemos contrarrestar la cantidad de calorías con actividad física.
4) No es recomendable que los adultos se pongan metas muy elevadas, porque es difícil que se cumplan.
 

Temas relacionados