tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Diabetes en niños

Nutricionista Sandra Broder

La diabetes se caracteriza por un aumento de los niveles de azúcar en la sangre, debido a la ausencia o el defecto de la producción de una hormona para metabolizar la glucosa al ser ingerida con los alimentos: la insulina.

El cuerpo descompone o convierte la mayoría de los carbohidratos en glucosa, la cual es absorbida por la circulación sanguínea. Se necesita la insulina para trasladar la glucosa desde la sangre hacia las células, donde se puede usar como una fuente de energía.

Aunque los niños diabéticos no tienen que seguir una dieta especial para dicha enfermedad, deben prestar más atención a qué hora comen y cuánta comida ponen en su plato. Las metas del plan de alimentación son las mismas que para los otros niños: que les ayude a tener un crecimiento normal y un peso saludable; pero también, deben balancear el consumo de carbohidratos con la insulina y los niveles de actividad para mantener el nivel de azúcar en la sangre bajo control. De este modo pueden prevenirse algunos problemas de salud a largo plazo que la diabetes puede causar.

Lo importante es aprender a balancear el consumo de carbohidratos, los niveles de actividad e insulina, y así lograr el mejor control posible de la diabetes de su hijo. No hay una cantidad exacta de carbohidratos que su hijo debe comer, depende de la edad, el tamaño, la meta de peso, el nivel de ejercicio y los medicamentos, entre otras cosas. El consumo recomendado es diferente para cada niño y puede, en el mismo niño, diferir día tras día.

Herramientas útiles
• mantener un registro escrito de lo que su hijo come puede ayudarle a usted y al equipo de salud a crear y cambiar el plan dietético de ser necesario. El niño puede anotarlo cuando está en la escuela o lejos de su casa.
• Seguir un registro de glucosa sanguínea para ver cómo se están equilibrando la ingesta y la insulina. Este registro le puede ayudar a entender por qué, y a decidir cuándo y a qué hora su hijo debe tener una nueva dosis de insulina.

Es importante que el niño disfrute de las comidas. El plan de alimentación puede variar, según el programa de control de la diabetes de su hijo, con la ayuda del equipo profesional que lo atiende, usted puede confeccionar un plan de alimentación de acuerdo a sus preferencias y hábitos alimenticios. Con la información adecuada y las herramientas correctas, usted estará preparado para ayudar a su hijo a alimentarse bien y mantener una buena salud. Si bien no es posible la curación definitiva de esta enfermedad, los padres tienen la posibilidad de controlarla para que el niño lleve una vida normal.


 

Temas relacionados