tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Laringitis

Dra. Mabel González

¿Qué hago si mi hijo tiene laringitis?
La laringitis es una infección respiratoria aguda que cursa con inflamación de la laringe, con inicio típicamente por la noche. La laringe es una estructura que se encuentra en la entrada del aparato respiratorio y que permite el paso del aire desde la faringe hasta la tráquea. En ella se ubican las cuerdas vocales.

Un niño presenta durante varios días un cuadro catarral leve (mucosidad nasal, tos escasa, quizás algo de fiebre). De manera progresiva, en unas horas, y típicamente por la noche, la tos comienza a cambiar, haciéndose más ruda y metálica y el niño puede presentar sensación de agobio y, en ocasiones, “marca” las costillas al respirar. Asimismo los niños presentan disfonía (están roncos), ya que en la laringe se encuentran las cuerdas vocales.

En otras ocasiones, el inicio es más repentino, también de noche y encontrándose el niño previamente bien. El niño presentará “tos de perro”, y en ocasiones, sensación de agobio y puede “marcar” las costillas al respirar. También asocian ronquera. Esta forma de presentación puede repetirse varias veces en el mismo niño. Es el llamado “croup espasmódico”.

No es necesario realizar ninguna prueba complementaria para realizar el diagnóstico. Éste se basa en la exploración física del paciente.

¿Qué es la laringitis?
La laringe es un órgano que sirve para respirar, pero que fundamentalmente sirve para hablar, allí se encuentran las cuerdas vocales. Laringitis significa que ese órgano está inflamado, está afectado por algunas causas. El resultado es esa tos “perruna” que a los papás los preocupa tanto. A grandes rasgos, existen tres tipos de laringitis: una es la severa, que prácticamente no la vemos más, debido a la vacunación que se le da a los bebés a los 2, a los 4 y a los 6 meses y al año. Se introdujo en el país hace más de diez años, fuimos los primeros en introducirla. Esta vacuna combate una bacteria que causa la epiglotitis, la inflamación de la parte superior de la laringe, y es una afección gravísima. Los pediatras nos aterrábamos al tener que enfrentarla. Esa infección prácticamente ha desaparecido luego de la vacunación. La realidad es que hay que tener bien vacunados a los niños y esa es la más grave de las laringitis.

¿Cuáles son las otras laringitis?
Luego vienen las que están las que son más comunes, las que aparecen cuando llega el invierno y esas son las de origen viral. Existe un virus específico que las provoca. Como son virales, no tienen tratamiento antibiótico, y de ellas, solo un porcentaje mínimo son severas. Por ejemplo, en la emergencia, de todas las laringitis que vemos solo internamos a un 2% de los pacientes. Por lo tanto la mayoría de los pacientes de laringitis tienen las que se denominan de mediana a leve intensidad. El tercer tipo es el crup espasmódico, que son las laringitis de los alérgicos. Ahí no hay fiebre porque no son causadas por infección. Dan miedo porque en ellas, es cuando el niño se despierta en la madrugada con tos intensa y dificultades para respirar. Asusta y se ve en niños alérgicos y asmáticos.

¿Qué podemos hacer para darnos cuenta que estamos ante una laringitis?
Es muy fácil identificarla porque el niño generalmente acusa un cuadro viral de resfrío, y el niño comienza con esa tos perruna y luego se observan los diferentes grados de severidad. Hay una escala de distintos nombres para eso, que no vale la pena nombrar ahora, pero allí se valoran varias cosas. Por ejemplo, la tos perruna no se valora porque no da severidad. Solo asusta a los papás, pero no indica un grado de severidad. Simplemente está relacionada con la inflamación de las cuerdas vocales, a veces los niños también quedan afónicos. El llanto es difónico en algunos casos y hasta utilizan distintos tonos. Lo que se valora es el estridor, es ese ruido que nos indica que el niño está teniendo dificultades para respirar luego de que tose. Si el estridor aparece solo cuando el niño llora, esa laringitis es de graduación leve. Pero si es permanente aún en reposo, cuando el niño está tranquilo, eso es un grado de severidad. Por lo tanto los papás deben estar más atento a ese ruido que produce el ingreso del aire que a la tos perruna. Otra cosa que se valora para determinar la severidad es el hundimiento de la zona cercana a la base del cuello. Eso implica que el niño está haciendo mucha fuerza para que entre el aire. También debemos atender la coloración del niño. Si está azul es un grado muy severo, y si no lo está le quita puntos. La conciencia, porque si el niño tiene tos perruna y estridor importante pero está lúcido, a medida que eso va avanzando el niño va entrando en depresión y no responde. Esas son todas las cosas que se valoran a la hora de determinar el grado de severidad de una laringitis.

¿Cuándo deben consultar los padres?
La severidad la va dando el médico, debido a esa escala. La mayoría, lo que tiene es fiebre porque se trata de una infección viral. Empiezan con resfrío y sobre todo en la noche, se manifiesta la tos perruna y a veces el estridor con el llanto. Pero no deben perder la calma ante la laringitis leve o moderada. Ante la presencia de una laringitis severa, los padres deben consultar de inmediato. Pero generalmente, cuando se llega a esa instancia los padres ya consultaron antes al doctor porque solo con la presencia de la tos perruna ya se encuentran preocupados. Por suerte la gran mayoría de las laringitis son leves o moderadas. Las severas son las menores, pero debemos tenerlas bajo control, requieren internación y tratamientos más agresivos.

Para tener en cuenta:
1) Laringitis es la inflamación de la laringe, es causada generalmente por un virus, aunque en algunos casos es provocada por una bacteria.
2) La mayoría de los casos de laringitis son de intensidad leve o moderada, solo el 2% de los casos requiere internación hospitalaria.
3) Los padres deben atender una serie de síntomas que indican cuál es la intensidad de la laringitis que su hijo sufre.
4) Los niños generalmente empiezan con un resfrío y en la noche tienen tos perruna, lo que alarma a los padres. Generalmente esos indicadores son de laringitis leves o moderadas.
 

Temas relacionados