tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Cómo sabemos si los sentidos del bebé funcionan

Dra. Mabel González

¿Cómo sabemos si los sentidos de los niños funcionan correctamente?
Sin embargo, muchos padres se ponen ansiosos ante la duda de si su hijo se esta desarrollando con normalidad y con razón. No hay nada más tranquilizador para nosotros que saber con certeza que todo va bien. La observación atenta, la consulta obligada al pediatra y una buena información, nos ayudará a superar esta etapa y reconocer eventuales trastornos que pudieran surgir. El bebé aprende a través de los sentidos y somos nosotros quienes debemos estimularle. Solo tenemos que comunicarnos con él y mostrarle mucho amor. Las caricias, las miradas, las palabras son imprescindible para su maduración. Privarles de estas manifestaciones afectivas podría perjudicarle seriamente. Pero tampoco nos obsesionemos, intentando que el niño, a toda costa, se adapte a un gráfico de desarrollo. Cada bebé se desarrolla a su manera y con un ritmo propio que tenemos que respetar.

Vista
Antes se creía que los bebés nacían prácticamente ciegos, pero las últimas investigaciones han demostrado que su capacidad visual esta bastante más desarrollada de lo que se pensaba. Ya antes de salir del vientre, el bebé ejercita su vista abriendo y cerrando los párpados. Muy poco tiempo después del nacimiento veremos que empieza a realizar movimientos exploratorios con los ojos aunque a esta temprana edad todavía no dispone de suficiente agudeza visual como para distinguir los objetos con claridad.

A los dos meses ya será capaz de seguir el movimiento de una campanilla que tu puedes sostener sobre su cabeza. Lo que más atrae al bebé desde los primeros días es el rostro de su madre, según los psicólogos, una cara humana es el estímulo más variado, rico y completo para el bebé.

Oído
Parece que el futuro bebé escucha ya las voces de sus padres desde que están en el seno materno. Cuando nace, nuestro pequeño empieza a distinguir toda clase de sonidos, es muy importante que le hablemos a partir del mismo momento, pues aunque nos parezca extraño, el bebé entiende a su manera.

Estos sonidos y palabras son imprescindible para su buen desarrollo porque escuchando aprende a hablar y a pensar. Un niño que oye mal tendrá dificultades para comenzar a hablar. No importa tanto que le decimos sino como lo hacemos. Debemos hablarle con ternura ,despacio y acompañando nuestras palabras con gestos. Será la mejor forma de estimular su capacidad auditiva. Al principio los ruidos fuertes le asustan y le hacen llorar. Nuestra voz suave y cariñosa lo serenará.

Tacto
Este sentido también se está desarrollando desde el nacimiento del bebé. Tocando los objetos que tiene a su alrededor, el bebé descubre diferentes texturas, temperaturas, calidades,. Aprende a través de la piel, por eso debemos dejar que toque a sus anchas, siempre que no se vaya a hacer daño. A él le encanta investigar en su propia piel frotándose un pie con el otro o alcanzando el pie con su pequeñita manita. Nosotros podemos ayudarle en este proceso acariciándole, dándole amorosos masajes, presionando su cuerpecito o dejándole simplemente disfrutar del contacto con nuestra propia piel. Y dejemos que juegue desnudo todo el tiempo que pueda.
Olfato y Gusto
Nuestro bebé también distingue los olores al poco rato de nacer. Su olfato se desarrollará muy rápidamente y podrá diferenciar los aromas agradables. Los padres observaremos que si a nuestro hijo le molesta un olor determinado, reacciona moviéndose, haciendo un gesto de disgusto o respirando de una manera distinta.

Si el olor le gusta, su carita se relaja y su expresión se vuelve plácida. Con su sentido del gusto ocurre lo mismo. Lo más importante que los padres debemos saber: el bebe necesita mucho amor y grandes dosis de ternura para crecer sano y feliz.

¿Cómo podemos estimular los sentidos de los niños?
Hay tres grandes cosas que tenemos que observar: la conducta motora, la conducta adaptativa, la conducta personal social y la conducta del lenguaje. Vamos a hablar sobre todo en el primer año de vida.
La conducta motora es aquella que nos permite medir el desarrollo del niño, por ejemplo en los primeros tres meses si esta acostado boca abajo y levanta la o si a partir del cuarto mes tiene un sostén de la cabeza derecho, a partir del sexto mes si empieza a quedarse sentado, después a tomar las cosas con la mano, cuándo empieza a quedarse parado. Esto de ponerle límites de los tres meses, seis meses es relativo, es el conjunto de las cosas. Después la conducta del lenguaje es otra de las conductas fundamentales, en bebés es el gorjeo, el ajo, empezar a emitir sílabas y después ya alrededor del primer año cuántas palabritas dice con sentido.

La conducta adaptativa y personal social es cómo va adquiriendo los vínculos, las relaciones, cuándo se sonríe en que etapas se ríe a carcajadas, en que etapas le llama la atención el espejo, alrededor del quinto mes, en que etapas ellos comienzan a vincularse con los otros integrantes de la casa.

Los podemos estimular en primer lugar a los niños dándole cariño, la falta de afecto es una de las cosas que mas afectan no sólo el desarrollo del niño sino el crecimiento físico. Y después los estímulos que entran por aquellos elementos sensoriales por ejemplo la vista los móviles de colores, inclusive algunos papás me dicen que miran la televisión y lo que ellos miran son los cambios de colores que es un estimulo también. La música es muy importante que estimula el oído. El hablarle, las voces de sus familiares. El estimulo de la alimentación, en primer lugar el de la lactancia, el contacto piel a piel con la mamà y la succión del pezón que no sólo tiene un efecto de darle alimento sino de darle un estimulo de vinculo. Si por alguna cosa no se le puede dar de mamar, darle la mamadera con cariño, con aproximación.

¿Cómo nos podemos dar cuenta de que los reflejos de nuestros hijos están bien?
Ver y oír por ejemplo, hoy en día se hace un estudio de audición en el nacimiento que te garantiza si no tiene algo congénito pero después el niño puede tener otros elementos que le den hipo acucia, entonces hablarle desde atrás cuando ya el niño se puede dar vuelta, hablarle más bajo y más fuerte, si se sacuden con los ruidos. Con la vista lo mismo, si siguen con la mirada objetos de colores. Después cuando son más grandes toman pequeñas cosas. Esas son cosas que los padres tienen que observar si el niño realiza y el pediatra a su vez preguntar cuándo va al control.

PARA TENER EN CUENTA:
1) Hay tres grandes cosas que tenemos que observar: la conducta motora, la conducta adaptativa, la conducta personal social y la conducta del lenguaje.
2) la conducta del lenguaje es otra de las conductas fundamentales, en bebés es el gorjeo, el ajo, empezar a emitir sílabas y después ya alrededor del primer año cuántas palabritas dice con sentido.
3) El estimulo de la alimentación, en primer lugar el de la lactancia, el contacto piel a piel con la mamá y la succión del pezón que no sólo tiene un efecto de darle alimento sino de darle un estimulo de vinculo.
4) Si por alguna cosa no se le puede dar de mamar, darle la mamadera con cariño, con aproximación.
 

Temas relacionados