tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Antibióticos

Dra. Mabel González

Los antibióticos están entre los medicamentos más importantes y poderosos conocidos. Cuando se usan apropiadamente pueden salvar vidas, pero usados inadecuadamente, pueden realmente perjudicar a su niño.

¿Cuándo debemos darle antibióticos?
Los antibióticos están entre los medicamentos más importantes y poderosos conocidos. Cuando se usan apropiadamente pueden salvar vidas, pero usados inadecuadamente, pueden realmente perjudicar a su niño.

Use antibióticos sólo cuando su doctor haya determinado que podrían ser eficaces. Los antibióticos no curarán el goteo nasal, los resfriados, las toses, ni la mayoría de los dolores de garganta; los niños combaten los resfriados solos. El lavado de manos con jabón y agua por 10-30 segundos es otro modo importante de proteger a su niño. No olvide lavarse las manos después de haber estado en lugares públicos, antes de comer todas sus comidas y después de haber tenido contacto directo con otros.

¿Qué son los antibióticos?
El término antibiótico viene del griego, anti significa contra y bio vida. Los antibióticos son sustancias químicas que se producen de diferente manera, que están destinadas a matar o a impedir la reproducción de los microbios. Si están destinados a matar, son bactericidas. Pero si están destinadas a impedir la reproducción se llaman bacterioestáticos. Existen de los dos tipos, pero los más usados son los bactericidas, que son los que realmente matan o destruyen esos microorganismos.

¿Ante qué situaciones se deben administrar antibióticos y a partir de qué edad?
La edad puede ser desde el recién nacido. Lo que puede suceder es que algún tipo de antibiótico no se da en determinadas edades. Eso lo tiene que manejar el pediatra de cada niño, no tiene mucho sentido decir ahora cuáles se pueden administrar y cuáles no. Los padres deben saber que se pueden administrar desde el recién nacido, hay niños que nacen con infecciones, con problemas y hay que darles antibióticos. Pero determinados tipo de antibióticos no se dan a edades tan tempranas. En general, la mayoría se pueden dar, pero hay algunos que específicamente no y eso lo tiene que manejar el médico.

Muchas veces los pediatras aconsejan a los padres que esperen un poco antes de darle antibióticos a su hijo. ¿Por qué?
Porque las enfermedades infecciosas febriles, no siempre son producidas por bacterias, que es donde mayoritariamente actúan los antibióticos. Hay algunos que actúan contra hongos y otros que son antivirales, pero mayoritariamente se dan contra bacteria. La mayoría de las enfermedades más banales infecciosas de los niños, las que dan fiebre, son producidas por virus. Los papás quieren el antibiótico pensando que eso va a solucionar el problema, pero si es un virus no lo solucionan. Las mamás podrán decir que mal no les va a hacer. Y en parte es así, porque no es que los antibióticos le hagan mal al niño, pero en definitiva lo que se trata de evitar es la resistencia de los microbios, porque los microbios, como toda cosa que tiene vida, tienden a perpetuar la vida. Entonces es ahí cuando el niño desarrolla lo que se llama resistencia al antibiótico. Cuanto más prodigamos los antibióticos más posibilidades de hacer resistencia y quedarnos frente a algunas bacterias sin posibilidades de tratamiento, como ha ocurrido lamentablemente. Por eso tratamos de frenar el uso indiscriminado de antibóticos, cosa que a veces es difícil de lograr.

¿Cómo se dan cuenta cuando es una enfermedad provocada por un virus o una bacteria?
El tema es que sobre una infección viral, sobre todo en las que se desarrollan en el sistema respiratorio, que son las más frecuentes, se alteran las defensas locales del aparato respiratorio y ahí es donde se injerta una bacteria. De repente pasaron diez días de una infección viral, ahí repicó la fiebre o empeoró y suceden cosas, y ahí si, lo que en principio era provocado por un virus, después se sobreinfectó con bacterias y ahí sí hay que dar antibióticos.

¿Cuáles son los antibióticos que se administran con mayor frecuencia en los niños?
La penicilina, los derivados de la penicilina, el amoxicilina, también otros llamados macrolios. Son los más comunes porque atacan a la mayoría de los gérmenes más frecuentes. Después hay otros antibióticos que son más específicos para niños internados, donde hay que tener más cuidado por eso mismo, porque para lo grave, los médicos tenemos que tener un stock de algo que pueda atacar esa situación más comprometida y que no haya resistencia. En muchas oportunidades el organismo es el que actúa. Tenemos que recordar que el organismo tiene sus propias defensas eso es un hecho. Además, cuando se dan antibióticos por mucho tiempo la flora intestinal, aquellas bacterias que tenemos en el intestino y que nos defienden se alteran. Por eso lo de ir a la farmacia y comprar un antibiótico no hay que hacerlo.

Para tener en cuenta:
1) El término antibiótico viene del griego, anti significa contra y bio vida. Los antibióticos son sustancias químicas que se producen de diferente manera, que están destinadas a matar o a impedir la reproducción de los microbios.
2) La edad para darle antibiótico a un niño puede ser desde el recién nacido. Lo que puede suceder es que algún tipo de antibiótico no se da en determinadas edades. El pediatra debe recomendar qué medicamento utilizar.
3) No es recomendable que los padres administren antibióticos a sus hijos sin prescrpción médica, pues el niño puede desarrollar una resistencia al antibiótico que es perjudicial.
4) Los médicos recomiendan dejar pasar unos días para administrar antibióticos, pues los antibióticos no son eficaces ante las infecciones virales.
 

Temas relacionados