tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

Derechos de la mujer durante el periodo de la lact

Dra. Rossana Diaz

Los distintos actores de la salud buscan sensibilizar a toda la comunidad acerca de los beneficios que produce alimentar a nuestros niños y niñas con el mejor alimento posible desde el nacimiento: la leche materna.

En un mundo cada vez más globalizado, más individualista y competitivo, quienes trabajan en el sector salud, deben ser cada vez más los impulsores de buenas prácticas en general y en particular en la alimentación, para alcanzar un correcto desarrollo biosicosocial de las futuras generaciones.

Y en ese sentido se inscribe el gran desafío de impulsar desde el nacimiento el inicio de la lactancia natural exclusiva hasta el 6º mes de vida y luego extenderla todo lo que sea posible con la incorporación de alimentos suplementarios, lo cual implica asegurarle a cada habitante que viene a poblar este mundo plagado de inequidades e injusticias, un futuro en donde se comience a respetar uno de los derechos humanos fundamentales: el derecho a una alimentación adecuada.

El recién nacido no tiene opciones, no tiene posibilidades de decidir, de elegir, depende del entorno que lo rodea. Son los adultos responsables quienes tienen que dar cumplimiento a ese mandato. Son los padres/madres, abuelos, amigos, vecinos, compañeros de trabajo/estudio, etcétera, quienes deben defender a ese recién nacido que no puede hacerlo por si mismo. Y debe ser la clase política la que deberá crear el ambiente apropiado para que suceda el milagro de la vida plena, a través de leyes que protejan a la mujer durante la lactancia, leyes que aseguren condiciones laborales adecuadas e igualitarias tanto para el ámbito privado como para el público, que le permitan cumplir con su cometido vital e intransferible de amamantar y luego, cuando ya de vuelta al trabajo – si es que lo tuviera – generar las condiciones ambientales adecuadas en el lugar de trabajo y con horarios flexibles, para que pueda conjugar la doble responsabilidad social que ha asumido: la laboral por un lado, y la más sublime que es la de ser MADRE y poder amamantar a su hijo/a.

Disminuir la mortalidad infantil sigue siendo la gran deuda de la humanidad y para ello se deben conjugar numerosos factores, que no vamos a enumerar, pero todos están de acuerdo que uno de los factores determinantes y que pueden contribuir a esa disminución es la alimentación al pecho materno.

Por esta razón, se impulsa a nivel mundial para crear conciencia de la importancia de esta práctica de alimentación para el recién nacido y niño menor de 2 años hace énfasis en la importancia de iniciar precozmente la alimentación al pecho durante la primera hora de vida, para lo cual, el contacto piel a piel en sala de partos es, entre otros, un factor favorecedor ampliamente reconocido para lograr el inicio de una lactancia exitosa.

La estadía en alojamiento conjunto de la maternidad, que se estima que iniciar la lactancia en la primera hora de vida y luego mantenerla de forma exclusiva hasta el 6º mes de vida permitiría salvar un millón de vidas de bebés! No es poca cosa, si de lo que hablamos es de vidas humanas indefensas. Salvar tan solo una vida sería suficiente para hacer el esfuerzo.

Esto no hace más que ratificar el compromiso asumido por esta Federación en torno al tema de la lactancia y para ello lo renueva cada año organizando actividades en todas las instituciones, las cuales son un elemento dinamizador y de sensibilización a nivel institucional y de la sociedad en su conjunto, poniendo el tema de la lactancia materna en el debate, como un derecho que cada niño posee y que somos los “adultos responsables” los que tenemos el deber de defender a ultranza.

¿Cuál es la legislación nacional respecto al tema?
Lamentablemente existe una diferencia en el ámbito público y en el ámbito privado. En el ámbito público la trabajadora va a hacer una media jornada, va a hacer medio horario y se va a poder ir a su casa a amamantar a su niño y el horario lo va a poder elegir la trabajadora.
En el ámbito privado es totalmente diferente, son dos medias horas que a la trabajadora va a tener o le van a acercar al bebé para que pueda amamantar o se va a tener que ordeñar, Obviamente la empresa tiene que tener un lugar confortable e higiénico. Si no va a tener que coordinar con su empleador de irse una hora antes o llegar una hora más tarde, es decir juntar las dos medias horas. El problema con las medias horas es que hay muchas trabajadoras que viven muy lejos del trabajo entonces salvo que algún familiar le pueda traer al bebé se arregla de que esas dos medias horas se junten y entre una hora más tarde o salga una hora antes.

¿Eso durante cuánto tiempo?
Eso no tiene límite, mientras la trabajadora este amamantando certificada por un médico certificador del INAU la trabajadora puede hacer esa hora o esas dos medias horas siempre, hasta que este descertificada.

¿Al INAU es a quién tenemos que recurrir en caso de necesitar una certificación para que nos dejen salir?
Exactamente, hay trabajadoras que pueden amamantar durante tres mesas y hay otras que tienen la suerte de llegar incluso al año, mientras tengan una certificación del INAU no tienen problema y el empleador no puede decir nada. En el caso de que la trabajadora se sienta que esta vulnerada en sus derechos debe concurrir a un profesional ya sea a una defensoría de oficio o a un abogado particular y lamentablemente va a tener que empezar un juicio o en la inspección del trabajo se puede llegar a un acuerdo con el empleador.

Apelamos a que las empresas puedan tener un lugar privado para que la trabajadora pueda tener ese contacto con el niño para que pueda amamantar. No hay una normativa pero hay muchos convenios colectivos que lo están haciendo y que están permitiendo que las mamás tengan un lugar. La lactancia es muy importante y eso va prevenir futuros reclamos y mientras la trabajadora pueda seguir con su actividad de madre va a ayudar a que trabaje mejor.

Para tener en cuenta
1) Existe una diferencia en el ámbito público y en el ámbito privado. En el ámbito público la trabajadora va a hacer una media jornada, va a hacer medio horario y se va a poder ir a su casa a amamantar a su niño y el horario lo va a poder elegir la trabajadora.
2) En el ámbito privado es totalmente diferente, son dos medias horas que a la trabajadora va a tener o le van a acercar al bebé para que pueda amamantar o se va a tener que ordeñar, Obviamente la empresa tiene que tener un lugar confortable e higiénico.
3) Eso no tiene límite, mientras la trabajadora este amamantando certificada por un médico certificador del INAU la trabajadora puede hacer esa hora o esas dos medias horas siempre, hasta que este descertificada.

Temas relacionados