tu bebé

Salud

Imprimir Enviar

Trombofilia

Dra. Ana María Otero

Enterate qué es la trombofilia y cómo puede afectar el embarazo.

La Trombofilia es la propensión a desarrollar trombosis (coágulos sanguíneos) debido a anormalidades en el sistema de la coagulación. Los defectos hereditarios en uno o más de los factores de la coagulación pueden provocar la formación de coágulos potencialmente peligrosos (trombosis).

¿Qué es la trombofilia?
Es una situación de riesgo que pueden tener algunas personas de hacer trombosis, que pueden ser arteriales, pueden ser venosas, pueden afectar el embarazo a través de la circulación placentaria. Cabe destacar que no es una enfermedad, es un rasgo genético que tienen algunas personas, que los predispone a la trombosis. También hay una trombofilia que es adquirida que es quizás para las embarazadas la más importante que son los anticuerpos antifofolipídicos. Los anticuerpos fueron claramente reconocidos en la década del 80, donde se los asoció con pérdidas recurrentes durante el embarazo. Entonces, resumiendo, tenemos una trombofilia genética, es decir, la que tendrá un individuo toda su vida, y una adquirida, que son los anticuerpos fofolipídicos.

¿Cómo se puede saber si uno la padece?
Lo más importante es la historia clínica. En general, el individuo no sabe que padece de trombofilia si no le sucede algo o se lo descubren a algún familiar. Entonces se le recomienda al paciente que se realice el estudio. De este modo, descubren si tienen factores de riesgo tales como: lipoproteína A, o actor circuleiden, entre otros. Es muy importante saberlo porque si es una mujer y está embarazada debe vigilarse por el hematólogo, supervisado al mismo tiempo y en coordinación con el ginecólogo, e independientemente, si es hombre o mujer, que dé aviso porque en ciertas situaciones como por ejemplo; viajes en avión prolongados, quebraduras, etc, se debe controlar tomando cierta medicación.

¿Y qué pasa con las embarazadas?
Tuve la experiencia de conocer estos casos de pérdidas recurrentes desde que se comenzó a hablar de estos anticuerpos antifofolipídicos con el doctor Enrique Pons y Ricardo Pou, poniendo atención a esto que estaba sucediendo por la década del 80como dijimos anteriormente, poniéndonos a punto con los tratamientos, lo que transformó a Uruguay en uno de los pioneros en estos tratamientos a nivel mundial.

¿Qué tiene que hacer una embarazada que tiene antecedentes?
En el caso de los anticuerpos antifofolipídicos se pueden ver en dos situaciones diferentes; uno es el síndrome antifofolipídicos primarios, y el otro el antifofolipídicos secundario. El primario no se asocia a ninguna enfermedad, son solo los anticuerpos y la repercusión que pueda dar el anticuerpo, ya sea una trombosis, ya sea una complicación del embarazo. Los secundarios se ven enfermedades del sistema inmunitario, enfermedades autoinmunes, como pueden ser: el lupus, la artritis reumatoide, etc, entonces en esos casos la mujer va a tener el diagnóstico porque la van a estar estudiando por todas esas cosas. Ahora, en el primer caso, la mujer se entera porque perdió el embarazo o porque tiene alguna complicación durante el mismo, por ejemplo, si se ve que el feto no está creciendo bien hay que buscar anticuerpos antifofolipídicos, si uno lo detecta y se trata, se recupera el feto y puede llegar a término como cualquier otro bebé. Por eso es muy importante hacer un estudio precoz sobre la embarazada.

¿Entonces tratándolo se puede tener un embarazo normal?
Tratándolo cerca del 90% tiene un embarazo a término normal, con un bebé sano, sin tratamiento. Cerca de un 30% de esos tendrá algún problema, como bajo peso.

¿Y esos niños pueden luego tener vida normal?
El niño va a ser normal, cuando nace a veces puede tener anticuerpos que traspasaron a su cuerpo desde la madre, no son de él, son de la madre.

¿Hay algún otro síntoma aparte de la pérdida de un embarazo?
Si bien esto se comenzó a notar con las pérdidas de los embarazos, se comenzó a prestar atención a las mismas embarazadas durante el período de gestación, y se descubrió que hay manifestaciones que deben hacer sospechar que existen estos anticuerpos, por ende, se debe estudiar y plantear en caso de encontrarlos la necesidad de tratamientos. Pero existen síntomas tales como; la disminución en el crecimiento del feto que se ve por ecografía, la disminución del líquido amniótico, la presencia de una mala circulación en la placenta que se ve por el ecodopler, la existencia de un parto prematuro, todas esas cosas que se pueden detectar con estudios durante el período de gestación que al médico le resultan extrañas.

Los anticuerpos antifofolipídicos una mujer los puede tener hoy como en unos meses se le puede ir, pero hay que tener cuidado porque durante el embarazo a veces aparece, luego de tener da negativo, y cuando vuelve a quedar embarazada vuelve a aparecer, entonces hay que estar muy atento a esa situación, aunque no necesariamente en cada embarazo aparezca.

IMPORTANTE:
1- La trombofilia es una situación de riesgo que pueden ocasionar trombosis. Pueden heredarlo o adquirirse.
2- Tanto la mujer como el hombre de tener trombofilia debe tratarse para que no sufra una trombosis, pero si es la mujer quien tiene una trombofilia y está embarazada, además de tratarse por un hematólogo, lo debe hacer en coordinación con su ginecólogo.
3- Es importante que las mujeres que se embarazan no se alarmen, porque si no existe trombosis en la familia o no hay antecedentes personales, no hay porqué pensar que pueda tener algo.
4- No es común que se realicen estudios específicos sobre el tema, excepto si aparece algún síntoma o episodio que marque que se puede padecer de trombofilia.
5- La trombofilia la tiene el 15% de la población y muchas veces la ignora, hasta cuando le sucede algo.
 

Temas relacionados