tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

"Casi no come"

Lic. Zenia Toribio

Es una de las frases más frecuentes entre los padres de niños de dos a seis años, sin embargo, no siempre debe ser motivo de preocupación.


Los niños crecen con rapidez, especialmente durante el primer año de vida. Más adelante, en los años de edad preescolar, el crecimiento disminuye, al igual que el apetito, por lo que puede suceder que apenas pruebe bocado durante una comida.”Casi no come” es una de las frases más frecuentes entre los padres de niños de dos a seis años, sin embargo, no debe de ser motivo de preocupación si:

- Logró una lactancia exitosa o, en caso de imposibilidad, recibió la fórmula láctea recomendada por su pediatra.

- Recibió la alimentación complementaria adecuada durante el primer año de vida, es decir, la incorporación de otros alimentos además de la leche ha sido progresiva y variada a partir de los 6 meses de vida.

- Consumió una alimentación completa en el segundo año de vida, integrando a su alimentación alimentos de los seis grupos, en formas de preparación sencillas (evitando frituras) y atractivas.

- Consume medio litro de leche o dos porciones de lácteos fortificado con hierro.

- Las carnes están presentes todos los días en un tiempo de comida, al igual que frutas y verduras variadas.

- Las comidas han sido consistentes, espesas o concentradas. Las comidas muy procesadas y más blandas no son recomendables por la baja densidad nutricional considerando las cantidades que comen los pequeños (apróximadamente 30 gramos por kilo de peso).

- Realiza tres comidas y dos entre comidas o colaciones por día. Como su apetito varía durante el día y también entre un día y otro, si le ofrece hasta 5 veces al día alimentos diversos, seguramente llegue a las cantidades recomendadas. Los tiempos de comida deben ser semejantes y compartidos con los de la familia, desayuno y merienda, almuerzo y cena, así como entre tiempos con frutas y lácteos en preparaciones simples.

- Ha recibido los suplementos de vitaminas y minerales que se recomiendan para los niños uruguayos, en especial vitamina D y hierro.

- En los controles médicos periódicos su peso y su talla son adecuados para su edad y su curva de crecimiento es ascendente dentro de lo esperado como normal. El adecuado crecimiento y desarrollo durante los dos primeros años de vida son una garantía de buena salud nutricional y general para los siguientes años de vida.

Las claves:

La malnutrición está vinculada a diversos factores alimentarios. La alimentación con alto contenido energético conduce a la obesidad, y dietas insuficientes en proteínas y deficitarias en micronutrientes como calcio, hierro y zinc, son responsables de la desnutrición oculta, por consumo insuficiente y cuyas consecuencias son la anemia nutricional y la baja talla, así como retraso en el desarrollo psicomotriz, la respuesta inmunitaria insuficiente, entre otras.

El Calcio y las Proteínas son nutrientes esenciales para el crecimiento y la buena salud. Primera clave: incluir diariamente alimentos de los grupos de carnes y lácteos, ellos proporcionan el calcio y las proteínas esenciales para el crecimiento de los huesos, dientes y músculos. El Hierro y el  Zinc también importan. Los alimentos con mayor contenido en proteínas también contienen hierro y zinc, particularmente las carnes y los lácteos fortificados. Ambos nutrientes son esenciales para el crecimiento y desarrollo normal y el bienestar general, especialmente en los más pequeños, cuyo crecimiento es más acelerado.

Conocer lo que equivale a una porción es la otra clave. La orientación de un nutricionista que enseñe modelos de porciones en diversas comidas y con su ayuda disponer de un listado visible de comidas saludables y atractivas para los pequeños, preferiblemente convenidas con ellos y así involucrándolos en su alimentación puede ser un juego divertido y muy saludable.

Temas relacionados