tu bebé

Lactancia y alimentación

Imprimir Enviar

La merienda escolar

Lic. en Nutrición Sandra Broder

La merienda escolar suele ser un dolor de cabeza para los padres. El consumo de snacks, alfajores, bizcochos y chocolates (saturados de sal, calorías, azúcares y grasas) aumentaron alarmantemente en los últimos tiempos. Son atractivos, sabrosos y de moda, pero pueden generar consecuencias negativas para la salud.

Si el niño tiene malos hábitos alimentarios, los padres tienen que generar una nueva conducta. Las opciones de “meriendas saludables” son infinitas, sólo basta un poco de imaginación y tomar en cuenta el gusto del pequeño.

¿Cómo preparo meriendas saludables?
· Para que sea aceptada, debe conocer las preferencias de su hijo. Pregúntele qué le gustaría llevar de merienda ofreciéndole diferentes opciones nutritivas y enseñándole a disfrutar de alimentos sanos.
· Mantenga frutas y vegetales lavados listos para consumir.
· Los niños quieren comer rápido para aprovechar el máximo de su recreo jugando. La clave de las meriendas es que sean compactas y nutritivas.
· Si los alimentos son atractivos hay más probabilidad de que los coman y aprendan a disfrutar de las meriendas. No olvide: saludable no es sinónimo de mal aspecto y sabor.

Conclusión
Debemos tener presente que los padres somos su modelo a seguir, por lo que debemos marcarles las pautas para una alimentación saludable. Es de suma importancia recordar que más allá de lo que decimos, educamos con el ejemplo.

Temas relacionados