tu bebé

Preguntas

Chupetes: ¿sí o no?

Desde el momento de su nacimiento, el recién nacido presenta el reflejo de succión, que es indispensable para su supervivencia y mediante el cual satisface sus necesidades nutritivas y psicológicas.

Por: Dra. Daniela Gold

El bebe necesita succionar y el Chupete es ideal para satisfacer esa necesidad.
El chupete, es normalmente asociado a una forma de distracción o consuelo para el bebe, sin embargo, en términos de salud, se lo debe relacionar con la necesidad fisiológica del bebe de succión, si no succiona algo cuando surgen las ganas, el niño llora.
De aquí la utilidad del chupete; es un complemento de la succión.
La sensación de hambre y necesidad de succión vienen más o menos juntas y forman parte del proceso de desarrollo y alimentación del bebé, por lo que sería ideal que la succión y el hambre fueran saciadas al mismo tiempo, pero esto no siempre sucede. Hay bebés que quedan satisfechos con el amamantamiento y entonces lo normal sería que se duerman, y otros que necesitan más tiempo de succión.
Cuando el bebe es alimentado con mamadera, esto puede suceder cuando el orificio de la tetina de la mamadera es muy grande, el flujo de de leche es mayor y el bebe se sentirá satisfecho rápidamente, lo que no indica que estará saciada su necesidad de succión, pudiendo causar llanto e inquietud inmediatamente. El niño satisface así el hambre, pero no la necesidad de succión.
Al mamar del seno materno, que exige mayor trabajo de succión, a veces el bebe alcanza la plenitud de la succión antes de la plenitud gástrica, es decir, se duerme, pero al rato se despierta, pues aún está con hambre; aquí es necesario amamantarlo más. Asimismo al alimentarse del seno materno, puede alcanzar la sensación de estómago lleno pero faltar la succión, también en ésta situación dormirá y despertará rápido, aquí el chupete le ayuda a satisfacer la succión que le faltaba.
En éste momento es cuando el chupete toma importancia, cuando es usado para satisfacer la necesidad de succión del bebe.

¿Cómo reconocer si todavía hay necesidad de succión?
Basta tocar el contorno de los labios del bebe con la parte más prominente del chupete, si hubiera esa necesidad, el bebe comenzará con los movimientos de succión; es la evidencia de que la succión no fue plenamente satisfecha.
Es muy importante que la mamá sepa el momento correcto para ofrecer el chupete.
La mayoría de las veces el bebe quiere comunicar que tiene hambre, frío, calor, incomodidad, falta de compañía y ninguno de esos problemas se resuelve con el chupete.
Ofrecer el chupete en cualquier momento, para calmar el llanto y “distraer” al niño es el camino directo para que el hábito se instale
transformandose el chupete en un vicio,
Si el hábito se instala habrá consecuencias en el desarrollo de los arcos dentarios, pues eso provocará desvíos en la dirección del crecimiento de los huesos maxilares, además de la inclinación de los dientes, pudiendo instalarse una mordida abierta desde los rebordes gingivales con ausencia de cierre labial, lo que traerá aparejado la respiración bucal.
El bebe habituado al chupete, también puede tardar más en explorar otras situaciones a su alrededor, volviendo más lento el aprendizaje.
Aliviar la ansiedad del bebe con el chupete hará que éste asocie una cosa a la otra, cada vez que el bebe se sienta ansioso va a querer el chupete.

Ventajas del uso del chupete
-Induce tranquilidad y calma al niño
- El chupete previene el hábito de chupar el pulgar, siendo la succión del pulgar un hábito más difícil de erradicar.
- El Chupete sirve para estimular el reflejo de succión en el recién nacido prematuro.

 


¿COMO DEBE SER EL CHUPETE?
Para el bebe recién nacido cuando está en la etapa de amamantamiento, se indica el uso del chupete anatómico, que por su forma, parecida al seno materno, evita problemas bucales.
Se aconseja el uso de chupetes sin aro, para no poder sostenerlos y que sean siliconados, porque se higienizan más fácil.
El tamaño del chupete debe ser adecuado a la edad del bebe, por lo que debe ir cambiándose de tamaño a medida que el bebé va creciendo.

¿CUANDO SE DEBE DEJAR EL CHUPETE?
Las recomendaciones de los distintos organismos y sociedades con respecto a la edad ideal para la retirada completa del chupete son variadas.
La Academia Americana de Pediatría dice que se retire a partir del año de edad aunque reconoce que no hay que obsesionarse con ello y que las presiones y los castigos pueden ser contraproducentes al fortalecer el hábito.
La Academia de Odontología general recomienda dejar de utilizarlo coincidiendo el momento en que el niño está a punto de entrar en el jardín de infantes
Recomienda como táctica lo siguiente:
-Hablar con el niño y recordarle que ya es mayor y va al jardín.
-Ponerle metas, por ejemplo, usar el chupete solo para dormir., y premiarlo si lo consigue.
-No frustrarse por la falta de éxito, lo que empeora las cosas.
En principio el niño debería asociar el chupete con el momento de irse a dormir y así evitar que lo utilice a otras horas del día. Para ello no deberían dejárselo sacar de su cama. Durante el sueño se le puede retirar de su boca para disminuir su uso.
Otra recomendación es cortarle al chupete el extremo con una tijera, con ello el niño sentirá cada vez menos placer y poco a poco tenderá a dejar de utilizarlo.

Mientras tanto, algunos bebes tienen la necesidad de un elemento de transición que propicie consuelo, afecto, y seguridad, ese elemento puede ser un muñeco de peluche u otro juguete preferido.
La madre puede ayudar a desviar la atención y sustituir el chupete por otras formas de cariño, como puede ser cantándole, o contando alguna historia.
También se puede “negociar” el cambio del chupete en fechas especiales por algún regalo que al niño le guste.
Al ofrecer un cambio, es preciso que los padres estén atentos para percibir si el bebe ya se siente preparado y seguro. En caso contrario, podría haber un sentimiento de frustración e impotencia del lado del bebe y de la madre.
Debe seguirse motivando al bebe hasta que éste se sienta seguro para dejarlo.
El bebe podrá abandonar el hábito poco a poco, dependiendo cuan fuertemente esté el hábito instalado, o cuando la atención del bebe se dirija a nuevos descubrimientos del mundo que lo rodea y también cuando esté más maduro.
Cuando un hábito está instalado firmemente, como un vicio, se aconseja hacer la remoción del chupete de forma suave y gradual.
No se aconseja usar métodos radicales como esconderle el chupete, o tirarlo, tampoco utilizar métodos que afecten la autoestima del bebe.
Es preciso observar que está ocurriendo en la vida del bebe, que él no esté enfermo, que no haya un nuevo hermanito en casa o uno en camino, o situaciones que generen tensión y el chupete sea un apoyo para él. No se debe avergonzar al bebe, siempre es mejor explicarle por qué es tan importante que deje el hábito.
Si el momento es favorable será posible negociar el tiempo y la frecuencia del uso del chupete, empezando a retirarlo siempre en cuanto el bebe se duerma.
Los padres deben estar atentos, una vez retirado el chupete, si el niño comienza a succionar el dedo, ahí es preferible ofrecerle nuevamente el chupete, por un corto período de tiempo.
Siempre debemos priorizar el respeto por el bebe, cuidarlo y recordar que estamos tratando a un bebe portador de un hábito y no solamente un hábito.
En un principio no tendría que ser malo que el bebe utilice el chupete, ya que cumple en él una serie de efectos beneficiosos. El problema sólo
Aparecerá cuando se instaure como hábito más allá de una determinada edad.
Al enseñar hábitos correctos a nuestros hijos, estaremos educándolos y previniendo la instalación de hábitos perjudiciales.

Todas las preguntas

 

Multimedia