tu bebé

Preguntas

¿Cómo manejar el uso del Facebook con los niños?

La barrera de la edad es fácil de romper en las redes, donde introducir una fecha de nacimiento falsa es tan simple como utilizar una cuenta alternativa, muchas veces la de los propios padres.

Por: Psicóloga Pamela Sicalo

Ahora, parece que Facebook intentará zurcir este hueco en su lista de términos y condiciones, y trabaja en una tecnología que permita el acceso de menores de 13 años, el cual está vedado hasta el momento.
Ante la posibilidad de la luz verde por parte de la red social, padres y especialistas levantan la mano a favor o en contra.
El punto de partida del debate es un hecho innegable: muchos niños emplean el sitio a pesar de su edad, a veces hasta con el consentimiento de sus padres.
El Reporte de Consumo 2011 de la organización sin fines de lucro Consumer Reports informa que 7,5 millones menores de 13 años usan Facebook. Además, detalla que los padres de casi un tercio de los niños de 11 años y más de la mitad de los de 12 lo saben. Entonces, regular un fenómeno que ya está instalado parece ser la mejor opción.
Por su parte, la periodista Marry Magid escribió en el sitio de la revista Forbes que, guste o no, “millones de niños usan Facebook” y “no parece haber una forma universalmente efectiva de sacarlos de allí”. Por eso, dice estar de acuerdo con poner en marcha una estrategia segura y privada “que les permita interactuar con amigos y familiares verificados sin tener que mentir sobre la edad”.
Pero otros prefieren tomarlo con pinzas. Si bien el psicólogo Roberto Balaguer coincidió en que los niños debutan en la red social cada vez más temprano, entre los 8 y los 9 años, explicó que se trata de un margen de edad especial, ya que es cuando comienza la socialización.
Por lo que el control que los padres puedan ejercer sobre el uso que los niños hacen de Facebook es una razón “entendible”, pero no la única que justifique este cambio.
“Hay una cosa clara, y es que existen dos ámbitos para la socialización: el material y el digital”, dijo Balaguer. Y aclaró que aunque ambos tienen un “tronco común” son distintos en los manejos que se hacen de uno y de otro.
Al respecto, Michelle Maltais, periodista del diario Los Ángeles Times, dijo estar convencida de que Facebook no es un lugar para los más chicos. Para Maltais la red es un lugar donde “amigo” se ha convertido en un verbo, en “algo que se hace” y no “alguien que eres para otra persona”. Como madre, afirmó no estar dispuesta a privar a su hijo de la “interacción humana” y de descubrir por sí mismo la esencia de las relaciones interpersonales.
Por otro lado y no menos importante, está el tema de la seguridad: Facebook no es “realmente confiable” y el número de “predadores de niños” podría aumentar, opina Louis Bedigian, también en la web de Forbes. Bedigian se respalda en los números que en 2006 indicaban que uno de cada cinco niños era perseguido por un “predador online”.
Según Balaguer, la solución con Facebook debería estar entre los límites que significan permitir la libertad absoluta (que es lo que sucede actualmente, según el psicólogo) o imponer la desconexión total.
El problema radica en que la red social de Mark Zuckerberg se encarga de sacar el niño de una “socialización horizontal”, en la que los pequeños se forman solo con sus padres. En Facebook pasan a estar en contacto con otros pares y adultos. “Eso no es ni bueno ni malo en sí mismo”, explicó Balaguer. Para los niños, es atractivo que se amplíe su lista de contactos, que es lo que en definitiva comienzan a buscar.
Hoy en día la forma en que los padres controlan a sus hijos en Facebook –si es que lo hacen– es a través de la contraseña, o dejándolos usar sus propias cuentas. Esto último resulta paradójico porque son los propios padres los que exponen a sus hijos al contacto con otros adultos, señaló el experto.
Además, muchas veces los padres no advierten que su hijo se está forjando una reputación online de forma inconsciente. El hecho de que exista un control no impide que el niño de 8 o 9 años se cree una personalidad en el mundo digital cuya huella quede de por vida.
Hay quienes proponen que Facebook para niños no tenga anuncios publicitarios y cuente con protección de privacidad extra, que implique que los padres se involucren en el uso de la red social por parte de sus hijos.
En un reporte del periódico The Wall Street Journal se afirma que fuentes anónimas cercanas a Facebook aseguraron que los mecanismos que se están probando incluyen conectar las cuentas de los niños con las de sus padres, entre otros controles que permitirán a los padres decidir a quién pueden agregar como amigos y qué aplicaciones usar.
Para Balaguer, la clave está en garantizar, en primera instancia, que efectivamente todos sean niños. También en decidir si los padres van a participar y, si lo hacen, de qué manera. Por otro lado, destacó la importancia de que los contenidos accesibles desde la plataforma sean buenos.
(Basado en el portal cromo.com.uy)

¿Está bien que los niños tengan Facebook?
Es una pregunta interesante pero hay que contextualizarla un poco para poder responder. Todo depende de paraqué se utilice el Facebook y a qué edad. A mi entender es bueno que en el momento en el que los chicos empiezan a conocer la computadora, los juegos para PC y las interacciones en las redes sociales entre otras cosas, tienen que estar inmersos en límites familiares que pongan normas a través del conocimiento que los padres tienen sobre estos temas.

¿Algún ejemplo de estas normas?
En primer lugar saber que internet tiene reglas básicas que se deben comprender como el no dar información que no se debe, que puedan resultar riesgosas ante un desconocido.
Limitar el horario, se ha demostrado que más de tres horas frente a pantallas (ya sea de la computadora, de la televisión, etcétera) es perjudicial para el desarrollo de la vista de ese niño.
Hacerle entender que intenet puede tener formas violentas de interacción y otras cosas que hacen que desde pequeños, el niño puede entender cómo funciona.
En la consulta siempre le pongo el siguiente ejemplo a los papás, es como cuando el niño empieza a andar en bicicleta, al principio el niño solo ve lo que hace el adulto porque él no puede hacerlo, y esto también debe suceder con la computadora. Primero el niño debe ver como sus padres se manejan de una forma responsable y coherente, se debe dar el ejemplo.

De todas maneras, a los padres les da un poco de miedo al momento de permitir a un niño de 8 o 9 años tener un perfil de Facebook.
Sin dudas a los papás siempre les va a dar miedo permitir que su hijo comience a frecuentar las redes sociales, el mostrar su privacidad, por eso es muy importante la guía de los adultos desde antes.
La preparación previa que mencionaba anteriormente es fundamental y el dilatar el inicio de la interacción social de los niños es lo mejor, si tuviera que decir una edad, quizá a partir de los 12 o 13 años, cuando los chicos están en edad liceal tienen más preparación para tener una idea de los riesgos, de los peligros que puede tener una red social y ver la mejor forma de manejarla.
De todas formas, los niños muchas veces entran al Facebook por otras cosas que son diferentes a las que los adultos podemos pensar, muchos buscan los juegos o chats con sus compañeros, estos elementos no generan problema si la computadora está en un lugar familiar en el que los padres sepan qué está haciendo. En la consulta siempre decimos a los adultos que cuando los hijos son chicos la computadora debe estar en un lugar de libre tránsito por llamarlo de alguna manera, que permita a los padres poder mirar la pantalla cuando pasen por allí y controlar los horarios.
Retomando el ejemplo de la bicicleta, los padres deben acompañar al hijo en los primeros meses de Facebook, como si fueran las rueditas de cuando aprende a andar.

¿Se los puede controlar de alguna otra manera?
Sí, muchos padres acceden a que su hijo tenga Facebook siempre y cuando se agreguen de amigos, y es una forma de ir viendo el perfil de su hijo, o sea de qué elementos comparte, la información que maneja, los contactos que va generando, entre otros.
Cuando se entra en la edad de la adolescencia se torna un tema un poco más difícil que requiere otras formas de acompañamiento.
 

Todas las preguntas

 

Multimedia