tu bebé

Preguntas

¿Qué es la Trombofilia y cómo se trata?

Las trombofilias son un grupo de trastornos que estimulan la coagulación sanguínea.

Por: Ginecólogo Gonzalo Sotero

Las personas que tienen una trombofilia se caracterizan por ser propensas a la formación de coágulos en su sangre porque su cuerpo produce:
• Cantidades excesivas de ciertas proteínas, llamadas factores de coagulación sanguínea, o
• Cantidades demasiado bajas de proteínas anticoagulantes que limitan la formación de coágulos.

Las trombofilias pueden ser hereditarias o adquirirse posteriormente. En los Estados Unidos aproximadamente el 15 por ciento de las personas tiene una trombofilia hereditaria.1,2 Las trombofilias adquiridas son menos comunes. Las trombofilias pueden conllevar riesgos especiales durante el embarazo.
La mayoría de las personas que tienen una trombofilia no presentan síntomas. No obstante, algunas desarrollan un coágulo de sangre, o trombosis, donde no debería haber uno. Con frecuencia, los coágulos sanguíneos se forman en las venas de la parte inferior de la pierna y producen hinchazón, enrojecimiento y malestar. Este trastorno, llamado trombosis venosa profunda, suele diagnosticarse mediante un ultrasonido u otras pruebas de diagnóstico por imágenes. Los coágulos suelen tratarse con medicamentos anticoagulantes.
Los coágulos pueden poner en peligro la vida de la persona si se rompen y se desplazan por el torrente sanguíneo hasta los órganos vitales. Esto se conoce como tromboembolia venosa. Cuando la tromboembolia venosa bloquea los vasos sanguíneos de los pulmones (émbolo pulmonar), puede causar serias dificultades para respirar y, en algunos casos, la muerte. Las tromboembolias venosas que bloquean los vasos sanguíneos del cerebro o el corazón pueden producir un accidente cerebrovascular o un infarto.
Los coágulos tienen más probabilidades de desarrollarse cuando una persona con una trombofilia tiene otros factores de riesgo, como:
• Antecedentes familiares de tromboembolias venosas en uno de los padres, un hermano o un hijo
• Estar embarazada o en el período posterior al parto (hasta seis semanas después del nacimiento)
• Necesidad de inmovilización (debido a una fractura ósea, por ejemplo) o cirugía.

La mayoría de las mujeres propensas a las trombofilias tienen un embarazo sano. Sin embargo, pueden tener más probabilidades que otras mujeres embarazadas de desarrollar una tromboembolia venosa profunda o ciertas otras complicaciones durante el embarazo.
Incluso las mujeres embarazadas que no tienen trombofilias pueden tener más probabilidades de desarrollar una tromboembolia venosa profunda y émbolos que las mujeres no embarazadas. Esto se debe a cambios normales en la coagulación sanguínea relacionados con el embarazo que limitan la pérdida de sangre durante el pre-parto y el parto. No obstante, los estudios sugieren que al menos el 50 por ciento de las mujeres embarazadas que desarrollan un émbolo pulmonar u otra tromboembolia venosa tienen una trombofilia subyacente.
Se diagnostica con un análisis de sangre, y el tratamiento depende del tipo específico de trombofilia y de si la mujer ha tenido o no un coágulo sanguíneo antes. No todas las mujeres que la padecen necesitan tratamiento. El médico evaluará junto a la mujer su riesgo individual de coagulación sanguínea, complicaciones durante el embarazo y la gravedad de su trombofilia para determinar si necesita o no tratamiento. El tratamiento con heparina representa cierto riesgo de efectos secundarios, como pérdida ósea y cambios potencialmente peligrosos en la sangre.
Para conocer más acerca de este trastorno, conversamos con el ginecólogo Gonzalo Sotero


¿Qué es la trombofilia?
Se puede decir que son diferentes enfermedades reunidas en ese nombre, que generan una mayor tendencia a formar coágulos a nivel venoso o arterial.

¿Qué consecuencias tiene en el embarazo?
En realidad la trombofilia se puede presentar en distintos casos y momentos de la vida, en lo que está relacionado con lo que tratamos los ginecólogos y los obstetras, es que de un tiempo a esta parte se están estudiando las trombofilias como causa de malos resultados durante el embarazo.
Estos malos resultados tienen que ver con pérdida del embarazo, trastornos en el crecimiento del bebé, el desarrollo de preeclampsia o sea hipertensión, desprendimiento de placenta, entre otros. Accidentes que están relacionados con este tipo de alteraciones.

¿Puede ser que en la actualidad haya más mujeres que presenten trombofilias?
A mi entender, como todas las cosas de la medicina, aun no hemos llegado a un equilibrio de casos. Para empezar es una enfermedad que se está estudiando hace poco por lo que es lógico que se empiecen a diagnosticar casos de accidentes en el embarazo, que puede ser la pérdida del mismo y que antes se desconocía la causa, hoy en día se los estudia y se puede vincular con la trombofilia.
Por otro lado, también se ve una tendencia a exagerar en este diagnóstico (o sea, atribuirle más trastornos del embarazo de los que realmente estuviera causando) e incluso en suministrar tratamiento, con el paso del tiempo esto se irá moderando.

Teniendo en cuenta que es una enfermedad que puede generar el fin del embarazo, ¿por qué no se hace el examen como rutina?
Porque la trombofilia puede terminar el embarazo pero no es la regla, si se quiere es una excepción de lo que causa. Hoy en día se puede decir que esto es una novedad, y se difunde mucho más el uso de tratamientos (suministrar anticoagulantes) porque aparecen casos que antes no podía tener familia, lo recibe y pudo concebir y es como la novedad pero se debe tener en cuenta que casos como ese son la excepción.
En general hay que tratar a las mujeres que tienen la enfermedad, sino suministramos un medicamento que puede generar otros trastornos si no se padece la trombofilia.

¿Qué riesgos extra se corren en el parto si se padece esta enfermedad?
Durante la cesárea o el parto, si la madre llegó en buen estado y el bebé viene bien, del punto de vista obstétrico se van a correr los mismos riesgos que en cualquier otro nacimiento, sí puede haber una vinculación en cuanto a la medicación que se recibe, por ejemplo, si la mujer está hipocoagulada por el tratamiento, aumenta el riesgo de sangrado.

¿Si una mujer tiene una trombofilia en un embarazo, la va a padecer en los siguientes?
No necesariamente, depende del tipo de trombofilia pero no es una regla.

¿Qué sucede cuando se padece la trombofilia pero no se está embarazada?
Está bueno poder aclarar esto, una paciente que es portadora de trombofilia puede padecer problemas a lo largo de toda su vida y debe tomar precauciones, por ejemplo, cualquier otra medicación que aumente las posibilidades de trombosis como puede ser un anticonceptivo oral o la terapia de reemplazo hormonal, aumentan el riesgo de provocar otras enfermedades.

O sea que si una mujer tuvo trombofilia durante el embarazo no conviene que tome anticonceptivos, ¿no?
No, de hecho es uno de los elementos que se pregunta al momento de dar un tratamiento por anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal.
Lo más importante de todo es que para aquellas mujeres que en algún momento se demostró que tenían trombofilia, existen tratamientos que le permiten tener un embarazo y una vida normal.
 

Todas las preguntas

 

Multimedia