tu bebé

Preguntas

Bronquiolitis: una enfermedad pediátrica viral de alta prevalencia

Las infecciones respiratorias bajas son una importante causa de internación en la edad pediátrica y por tanto de morbimortalidad (enfermedad y muerte).

Por: Pediatra Alicia Fernández

Se trata de una infección viral del aparato respiratorio, que tiene la máxima incidencia en los meses de otoño e invierno y afecta preferentemente a la vía aérea distal (bronquiolos más finos) de los niños menores de 2 años de edad, sobre todo de los menores de 6 meses.

Clínicamente es precedida por una infección de las vías respiratorias altas (rinorrea serosa), escasa tos seca o catarral , se manifiesta por fenómenos silbantes y signos de dificultad respiratoria secundarios a la obstrucción de las vías aéreas (que aunque no lo sea en sus síntomas es similar a lo que sucede en una crisis de asma) siendo lo que habitualmente motiva la consulta la fatiga y el rechazo del alimento

De los lactantes afectados, entre un 15 y 20 % requerirán ingreso sanatorial u hospitalario, con una mortalidad que llega al 1%. Existe un ligero predominio en los varones respecto a las niñas Las infecciones por VRS tienen una tendencia estacional y son especialmente frecuentes durante otoño, invierno y el comienzo de la primavera. Durante el resto del año pueden observarse casos esporádicos. La fuente de infección viral es un niño o adulto con una infección respiratoria banal o asintomática conviviente con el paciente o a través de fomites contaminados con el virus dentro de los que destacamos las manos ( sucias por secreciones al toser o estornudar ).

El virus Sincicial respiratorio (VRS) es en el 80% el determinante de las infecciones respiratorias agudas bajas en lactantes y niños pequeños sobre todo menores de 6 meses 1. Durante el primer año de vida entre el 50 y 70% de los niños adquieren una infección por VRS y prácticamente todos se han contagiado al segundo año de vida 1.

Luego de adquirir una infección respiratoria por éste virus, el período de excreción o eliminación viral puede llegar hasta los 21 días (3 semanas) y puede prolongarse al doble en los pacientes con defensas bajas (inmunodeprimidos). La mayoría de las enfermedades graves por VRS ocurren entre los 2 y 3 meses de edad y las reinfecciones por VRS son frecuentes, ya que la inmunidad contra este virus es transitoria e imperfecta 3.

Además de la edad hay otros factores que se asocian con mayor severidad en estas infecciones: prematurez, el sexo masculino; factores ambientales como el hacinamiento y la exposición pasiva al humo del tabaco; la ausencia de alimentación a pecho materno; la juventud de las madres y la existencia de comorbilidades como cardiopatías congénitas, bronco displasia pulmonar, daño pulmonar post viral por una infección respiratoria previa, fibrosis quística o situaciones de bajas defensas 1.

El tratamiento, teniendo en cuenta que habitualmente afecta a lactantes menores de 3 meses que son respiradores nasales obligatorios es la desobstrucción de las narinas, siempre antes de alimentarlo. En casa esto puede hacerse utilizando una perita de goma y poniéndole suero fisiológico para favorecer la desobstrucción. Están contraindicadas otro tipo de gotas nasales.
Se recomienda mantener la alimentación, pero fraccionada .La imposibilidad de alimentarlo o que el lactante no pueda descansar, son signos que deben motivar la conducta inmediata con el pediatra o al servicio de emergencia móvil si lo poseen, debiendo en muchos casos permanecer internado, con el agregado de oxígeno si se constata que es necesario y la utilización de la prueba con salbutamol inhalado, que si es efectiva determinará mantener los mismos y si no lo es, discontinuar su uso.

Los corticoides, no han demostrado su eficacia en esta patología y por lo tanto no se recomiendan. Lo mismo sucede con los antibióticos, que no son útiles por tratarse de una infección viral.

¿Cómo podemos prevenir esta infección?

Una vez más jerarquizamos a los menores de 6 meses como la población de más alto riesgo para adquirir infecciones respiratorias. A diferencia de los que sucede con la tos convulsa, que es una infección bacteriana, el contagio en los lactantes aún no inmunizados es por parte de los adultos que tienen la enfermedad y la vacunación con Pertussis acelular incorporada en el plan de inmunizaciones a los 12 años, es una medida muy importante de protección para el grupo de riesgo. Sin embargo en las infecciones por VRS, las medidas son las que se recomiendan para cualquier infección respiratoria, como hicimos en su oportunidad para la Tos convulsa, porque en este caso no hay una vacuna efectiva.

• Evitar el contacto del lactante con enfermos de infecciones respiratorias aun cuando estas sean leves. Es por ello que recomendamos: uso de tapaboca o barbijo, para padre, madre o cuidadores cuando en estas situaciones; no llevar a los bebes a sitios cerrados donde hay mucha gente (centros comerciales, supermercados, shopping, cumpleaños, fiestas), evitando la visita a neonatos recién nacidos y lactantes pequeños si no es necesario.
• Taparse la boca y nariz antes de estornudar y toser, con correcta higiene de manos posterior. Uso de alcohol gel, si las manos están limpias antes de tocar un lactante.
• No fumar en el ambiente ni en la casa.
• Ventilar la habitación por lo menos 1 vez al día.
• Alimentación a PD exclusivo, si es posible.
• Concurrir a los controles pediátricos y recibir las inmunizaciones cuando corresponde, incluida la vacuna antigripal de acuerdo a las recomendaciones del MSP a partir de los 6 meses de vida.
• Siempre consultar al pediatra de referencia, ante un lactante que tiene fiebre, ruidos respiratorios audibles, fatiga, hundimiento entre las costillas, rechazo del alimento, vómitos de lo ingerido o cuando se tengan dudas sobre los signos o síntomas que presenta.


Finalmente, hacemos referencia a los anticuerpos monoclonales para VRS (Palivizumav) que están indicados exclusivamente en lactantes con enfermedad pulmonar crónica por prematurez (bronco displasia), o en pretérminos con edad gestacional menor de 35 semanas. No están aprobados para el uso en niños con cardiopatías congénitas cianóticas Son de administración intramuscular. Para ser efectivos deben ser administrados pre y durante la epidemia de VRS, 1 dosis al mes. La autorización para su administración es del Fondo Nacional de Recursos.
 

Todas las preguntas

 

Multimedia