tu bebé

Preguntas

Primera consulta con el dentista

La primera vez que un niño va al dentista resulta toda una aventura, tanto para los padres como para el menor. Desde qué especialista elegir hasta cómo preparar al hijo para que se sienta lo más relajado posible en ese día.

Por: Odontopediatra Daniela Gold

Este primer encuentro debe ocurrir en el primer año del niño, ya que de esta forma se evitarán posibles problemas de caries e infecciones. Acudiendo tempranamente al dentista, los padres se asegurarán que el menor crezca con una dentadura sana.

Aquí dejamos algunos consejos que serán útiles a la hora de acudir al dentista:
•    Para comenzar, se debe elegir un odontopediatra, especialista preparado para atender niños.
•    Probablemente, en la primera visita el menor sienta temor. Lo recomendable es que tus miedos no se traspasen al niño, ya que de ser así, se creará un cierto recelo al dentista, dado únicamente por el miedo que pueda sentir uno de los padres al odontólogo.
•    Lo ideal es preparar al niño y avisarle que ese día irá dentista. Puede anticiparse mirando sus dientes y boca, sintiéndose relacionado con el tema.
•    También puedes jugar con él al dentista, contando sus dientes ayudado por un espejo. Lo ideal es que se familiarice con la situación que vivirá.
•    Es más recomendable tomar las primeras horas, ya que los niños al haber descansado, están más tranquilos.
•    No uses como castigo amenazarlo con el dentista. Lo único que crearás es potenciar el miedo que el niño pueda sentir.
•    Si tiene hermanos mayores que acudan al odontólogo, es aconsejable que lleves al menor a la consulta para que se habitúe al entorno
•   
En ocasiones, los niños sienten un miedo aberrante al odontólogo y el solo hecho de entrar en la consulta y oír cómo suenan los aparatos que utiliza, crea terror y pánico. Puede que su temor se deba a enfrentar lo desconocido, pero lo importante es acudir al especialista en cuanto salgan los primeros dientes.
Hay intervenciones que son invasivas, por ejemplo, extracciones de piezas o procedimientos largos. Debido al estrés que provoca esta situación, puede que el niño llore descontroladamente y no deje que el experto realice su labor.
Lo fundamental es calmarlo y transmitir confianza hacia él. Ojala lo acompañes en la consulta, ya que así se sentirá más cómodo. La mayor solución para evitar el miedo, es llevarlo cuando sea muy pequeño, para que se acostumbre al dentista y al entorno que lo rodea.
Para conocer un poco más sobre cómo elegir un dentista para los niños conversamos con la odontóloa infantil Daniela Gold.

¿Cuál es el momento ideal para llevar al niño a la primera consulta con el dentista?
Esa es una pregunta que realizan mucho los papás, pero la respuesta no está determinada. Hoy en día se busca que los niños se mantengan en salud para lo que diferentes tendencias como ser la americana o la británica, recomiendan que se debe visitar al odontólogo desde que el niño es lactante, cuando tiene un año de vida.
La consulta a esta edad es más hacia los padres, y tiene un enfoque didáctico educándolos para la salud del hijo llevándolo cuando está sano.

¿Qué elementos tienen que tener en cuenta los padres al momento de elegir un dentista para el niño?
Es importante, buscar asesoramiento en que el profesional está acostumbrado a trabajar con niños porque es muy diferente que atender adultos. Hay que tener un lenguaje especial, que ellos entiendan, respetar sus tiempos, conocer los códigos de los pequeños y los padres deben ver que el dentista cree un vínculo con el niño.
Otra cosa a tener en cuenta es el ambiente, que tenga un consultorio en el que el niño llegue y esté cómodo, la primera impresión es muy importante, si el espacio está adaptado para los chicos se van a sentir mejor.

Además del espacio físico, ¿qué tiene que hacer el dentista para que el niño esté cómodo?
Eso es algo que depende de cada profesional y el padre lo verá en la consulta concretamente. En lo personal, antes de pasar al sillón de consulta, llevo al niño a un lugar especialmente adaptado para trabajar la higiene bucal, ahí trabajamos sobre el cepillado, vamos conversando sobre cómo utiliza el cepillo de dientes, le solicito que me muestre cómo se lava y charlando sobre eso vamos logrando una confianza previa a la consulta en sí. Se logra quebrar el preconcepto de que el dentista me mira los dientes sino que es alguien que se preocupa por la salud del chico en su totalidad.
Es importante que los padres estén presentes en la consulta porque le darán seguridad al niño.

¿Qué sucede con los chicos que llegan con mucho miedo al dentista?
Es muy importante hablar con el niño, mostrar y después hacer. Explicarle antes qué es lo que vas a hacer y porqué por ejemplo: “Ahora voy a prender la luz para enfocarte los dientes y verlos mejor, con esta pistolita de aire los vamos a secar” tratar de ir contándoles todo lo que vamos a hacer, que ellos sepan que cuando se sientan en el sillón no les va a pasar nada extraño; tenemos que cuidar no invadir la boca de ese niño sino ir trabajando la confianza y dándole seguridad.


 

Todas las preguntas

 

Multimedia