tu bebé

Preguntas

Pijamas Partys: ¿cuándo es el momento adecuado?

Los pijamas partys son muy divertidas, pero ¿cuándo es el momento adecuado para dejar a nuestros hijos realizarlas?

Por: Psicóloga Natalia Trenchi

¿Cómo ves esta actividad que cada vez se está dando más en los niños pequeños?
Una de las cosas que los adultos deben cuestionarse es que mensaje le están dando a los niños con las pijamadas, en los años que hace que estoy tratando niños, he visto la evolución de  esta actividad, desde que era chica, cuando un amigo o una amiga te invitaba a dormir a su casa era todo un avance en la relación, en la intimidad, con el paso del tiempo se fue aumentando el número, pero era una actividad más de niños grandes o de adolescentes que invitaban unos 4 o 5 de sus más amigos.
Hoy en día, es una actividad masiva, despersonalizada, donde a veces ni siquiera es en la casa del niño, sino que se dan en hoteles o en un club, se ha desvirtuado el sentido original y se ha transformado en una actividad que trasmite mensajes equivocados.

¿Cómo cuales?
Les enseña a los chicos que divertirse es cometer excesos, porque ya no es ir a dormir a la casa de una persona en la que los padres del niño confían y le permiten acudir, actualmente se juntan para comer golosinas, mirar películas de terror que generalmente los padres no les permiten, no van a dormir y se dan agresiones con el chico que se duerme a quien le ponen pasta de dientes, lo pintan y queda estigmatizado socialmente porque no aguantó sin dormir.

¿Qué cosas tienen que tener en cuenta los padres para permitir que el hijo vaya a estas actividades?
Antes que nada, que el adulto que va a estar supervisando el pijama party tenga los mismos valores que se manejan en la casa del niño, para que no se vean expuestos a situaciones que el padre no quiere que sea expuesto.
Yo recomiendo que si van a permitir que su hijo se quede a dormir en otro lugar, que no se apuren a hacerlo, porque no es bueno que los niños sean forzados a alejarse del lugar donde se siente seguro que es en su casa con sus padres. Tampoco enviar mensajes de que para ser inteligentes y fuertes deben romper los lazos con la familia, es mejor esperar el tiempo adecuado para que el niño tenga sus propios criterios de manejarse adecuadamente y pasarlo bien.
Deben asegurarse que la pijamada no significara no dormir, ni agresión o violencia, que no se los esté invitando a ver cosas que después le pueden generar un estrés al niño, ni que van a ser sobreestímalos, en ese caso se accedería a la actividad.

¿Cómo se puede hacer cuando el niño quiere ir y los padres prefieren que no?
En esos casos, decirle “Sabes que, prefiero que no, si queres te llevo, pero a media noche te voy a buscar, porque prefiero que duermas en casa y descanses bien”, seguramente en ese momento el niño se va a enojar con los padres, va a pensar que los padres son ridículos y puede llegar a ejercer presión para que le permitan ir. En ese momento los padres deben estar seguros de lo que quieren y hablar con el niño, pero no ceder en esto, porque en estas situaciones se les enseña cosas realmente útiles, esenciales, de criterio que les va a durar para toda la vida, se van a dar cuenta con el paso del tiempo, no ahora, pero vale la pena aferrarse a lo que uno cree más allá de las modas, porque después los padres van a la consulta preocupados por los excesos de los hijos en la adolescencia.
Es mejor enseñarles de pequeños a divertirse, a pasarlo notable con sus amigos, sin la necesidad de trasgredir determinadas barreras que son saludables.
 

Todas las preguntas

 

Multimedia