tu bebé

Imprimir Enviar

7 tips para calmar el llanto del bebé

Si el bebé llora, es por algo y hay que atenderlo para calmarlo.

Fuente: http://www.padresehijos.com.mx/

El llanto es la forma que tiene tu nene para decirte que siente hambre o frío, que le duele la pancita o que está agotado y no sabe cómo dormirse. Por eso debes responder con rapidez a su demanda y ponerle remedio: cambiarle su pañal si está sucio, envolverlo en una mantita o un rebozo con los brazos pegados al cuerpo (un contacto que le recuerda a la cálida estrechez de tu útero), también te expresa si está asustado o, simplemente, mimarlo porque está solo.

Te mostramos diferentes técnicas que te ayudarán a tranquilizarlo.

1. Calor de mamá: con frecuencia el contacto con tu piel es suficiente para tranquilizarlo. En tus brazos, tu hijo se siente seguro y protegido, porque reconoce el sonido del corazón que lo arrullaba mientras crecía dentro de tu pancita.

2. Succionar: la succión proporciona al bebé sensaciones muy placenteras. Para relajarlo, puedes ofrecerle el pecho, tu dedo meñique o el chupón, si la lactancia materna ya está bien establecida.

3. Aliviar los gases: si llora después de comer, es probable que haya tragado un poco de aire durante la toma. Para ayudarlo a expulsarlo, recuéstalo sobre tu hombro y dale palmaditas en la espalda.

4. Un masaje suave: ¿a quién no le gusta que lo acaricien suavemente? La postura de su pancita apoyada sobre tu mano es buena para que saque los gases. Aprovecha para balancearlo suavemente (el vaivén los relaja).

5. Cambiar de brazos: aunque cueste admitirlo, a veces es necesario dejar que sean otros los que calmen a tu bebé. El llanto continuo puede ponerte muy nervioso y, si estás tenso, el peque lo nota y llora más.

6. En el cangurito: el calor de tu cuerpo y tu cercanía pueden hacer maravillas. A partir del mes lo puedes llevar pegado a ti dentro de un rebozo o canguro que tenga un buen soporte para la cabeza (y así te quedan las manos libres).

7. De paseo: si has agotado todos los recursos, prueba darle un paseo por la casa. Alguno bebés se tranquilizan con el movimiento de la carriola y casi todos se calman en cuanto los pones en movimiento.
 

 

Multimedia